Rotaciones por Europa

A Madrid y Barcelona parece que les importa más ganar la Liga de Campeones que la de España. Al club madrileño, porque entiende que ese es su camino anual del que no quiere salir. El barcelonés ha sufrido más de un desencanto en esta competición y por ello pretende no volver a fallar. Los dos entrenadores, Valverde y Lopetegui, da la impresión de que van a preparar a sus jugadores con el fin de que lleguen a la hora final europea con el mejor estado físico. Para ello los dos han comenzado a hacer rotaciones. Las consecuencias inmediatas han sido motivo de polémicas.

Para ganar un partido lo mejor es alinear a los mejores al comienzo. La teoría establece que una vez orientado el resultado se pueden hacer variaciones. El Barça puso contra el Girona a jugadores que no han sido titulares y todavía no se han acoplado al conjunto. La consecuencia fue el empate contra un equipo al que debe vencer casi siempre. Lenglet, Vidal y Artur no fueron la baza fundamental para la victoria. Ante los problemas, Valverde tuvo que recurrir a Rakitic y Coutinho con el fin de intentar el triunfo. La expulsión de Lenglet colaboró a disminuir la potencialidad del equipo. Para poder contar con Umtití para el centro de la zaga tuvo que retirar a Dembelé, que llevaba la racha de un gol cada partido.

Lopetegui no quiere tener a Ceballos, Odriozola, Llorente, Asensio y Mariano en el banco de la paciencia y por ello los colocó frente al Espanyol con distintos minutos y diversa fortuna. Asensio hizo el gol del triunfo que revalidó el VAR. Con tales variantes la victoria no fue fácil. Los españolistas agobiaron hasta el final y hubo más sensación de empate que de triunfo madridista.

Las rotaciones y las oportunidades son necesarias, pero se ha demostrado que los cambios deben hacerse metódicamente. El ensamblaje cuesta y hacerlo un tanto bruscamente no siempre da buenos resultados. La Liga de Campeones es bocado goloso. La Liga también y no debe ser marginada.

Posdata. Tebas juega con fuego. Con los horarios y el contrato USA. Florentino Pérez ya le ha dicho no a partidos en América.