Florentino gana por goleada

La asamblea de compromisarios del Real Madrid votó a favor de un endeudamiento de 525 millones de euros para la reforma a fondo del actual estadio. El club, que sigue siendo de sus socios porque es uno de los cuatro que fueron eximidos de convertirse en sociedades anónimas, está reconocido como el club más rico del mundo. Por encima del Manchester United, que había ocupado la primera posición durante años. Cuando Santiago Bernabéu planteó el fichaje de Amancio, que costaba doce millones de pesetas, no tenía tal cantidad en caja y recurrió a Francisco Muñoz Lusarreta, su vicepresidente, para que pusiera los dineros. Cuando el Madrid quiso fichar a Johan Cruyff, pese a las buenas relaciones entre Bernabéu y el presidente del Ajax, el jugador fue al Barcelona. El gerente barcelonista llevó un cheque de cien millones de pesetas. A tal cantidad no podía llegar el Madrid.

Ahora, no hay proyecto que no pueda emprender el Madrid. La dirección de Florentino Pérez está plagada de beneficiosas operaciones económicas. Durante su mandato se han multiplicado los ingresos por toda clase de patrocinios y se ha llegado al sorprendente caso de comprobar que el tercer museo más visitado de la capital es el de su estadio.

La asamblea la manejó Florentino con cierta tranquilidad porque no tiene oposición que le plantee graves problemas. En su discurso recordó con ironía que algunos aún estarían en los campos de O´ Donnell y Ciudad Lineal. La reforma estará acabada en tres años y cualquier discusión se cerró con la votación mayoritaria en favor de la propuesta presidencial:1017 votos a favor, 57 en contra y 23 abstenciones.

En estos momentos las mayores discusiones están centradas en las alineaciones que presenta Lopetegui. Frente al Espanyol tomó decisiones que no han gustado a casi nadie. Ganó, pero apuradamente y sin brillantez alguna. Un club que no duda en endeudarse tiene menos reparos para invertir en entrenadores.

Posdata. Valencia, cuarto presupuesto de la Liga y Villarreal, quinto, las están pasando moradas. Marcelino y Javi Calleja están en la picota.