La Juve no necesitó a Cristiano

El Madrid, sin Cristiano, conquistó los tres primeros puntos. La Juve con diez, por expulsión de Cristiano, ganó en Mestalla. La Roma tuvo que pagar su inferioridad en calidad frente al Madrid. El Valencia contra diez mostró sus mayores carencias. La Juve resolvió el partido con dos penaltis. Pero su mando fue evidente. Mestalla no vio al equipo con el que se había ilusionado. La Liga de Campeones empieza a retratar a cada participante. Barça, Atlético y Madrid han cumplido con lo que se les exige. Al Valencia le va a pesar la campaña con tres competiciones.

En teoría, jugaban Real Madrid, Roma, Valencia y Juventus. Sin embargo, todo parecía supeditado al hecho de que Cristiano, que se marchó a Italia, volvía a España para ser la estrella de la jornada. Y lo fue aunque por circunstancias adversas. En el minuto 29, en Mestalla, el árbitro alemán Brych, de reconocido prestigio, tuvo que recurrir al juez de fondo para resolver la más polémica de las jugadas. Recordó a aquella del juez de línea Rafa Guerrero de “penalti y expulsión”. No hubo aquí la pena máxima, pero si fue eliminado Cristiano. Las imágenes de televisión no precisaron con claridad lo ocurrido. Hubo derribo del portugués a Murillo y posterior tirón de cabellos a este cuando estaba en el suelo.

El portugués, que desde el comienzo protestó y se quejó se fue al vestuario llorando. Hasta se paró por el camino con el entrenador del Valencia, Marcelino García Toral, comentando lo ocurrido. Cristiano se declaró repetidamente inocente.

Los lloros fueron casi el mensaje subliminal en algunos comendatarios radiofónicos. El ídolo creó solidaridad. Dolió como si hubiera sido de nuestro equipo y esta vez vestía la camiseta de la Juve. La expulsión del divo pudo condicionar el partido porque sus compañeros se tuvieron que exprimir para contrarrestar la inferioridad numérica. La Juve padeció la lesión muscular de Khedira, quien había tenido ocasión clamoroso para marcar.

Con Cristiano en el campo los apuros del Valencia fueron varios. Pero sin él, también. Mandzukic perdió su oportunidad y en Mestalla, aun con la ventaja numérica, se siguió sintiendo temor a que lo ocurriera lo que finalmente sucedió. Parejo hizo un penalti y Pjanic lo convirtió en gol. Murillo hizo el segundo y el mismo juventino, Pjanic, se anotó el segundo tanto.

En los dos últimos minutos del primer tiempo, el Madrid, que también había tenido ocasiones para marcar, aprovechó un libre directo que esta vez, por razones obvias, no lanzó Cristiano recordman en errores, y llegó el gol. Fue lanzamiento de Isco quien no había hecho olvidar a Asensio a quien se consideraba más eficaz por sus condiciones tanto técnicas como favorables al gol. Isco con la diana justificó su titularidad. Asensio, que compareció por Benzema falló la mejor ocasión de la noche. Al fin, Mariano contó para Lopetegui. Suplió a Bale.

Lopetegui con Isco pretendió tener más presencia en el centro del campo, pero este tuvo minutos en que corrió poco y el partido exigía sacrificio. Su gol fue pleno acierto. Fue su salvación ante la grada.
El Madrid mantuvo su imagen de gran aspirante a renovar el titulo. El Valencia, a pesar de los fichajes de este año, no ha creado buenas sensaciones. Hasta Marcelino empieza a estar en la picota.