Dembelé, el mejor aliado de Messi

Messi ya tiene quien le acompañe. Dembelé, la incógnita del año pasado, se ha animado en la tarea goleadora. El Barça, contra el PSV tuvo que vivir en el alambre porque el primer gol de Messi, marcado en magistral libre directo, pareció insuficiente porque los holandeses se acercaron con peligro más de una vez a la portería de Ter Stegen. Hasta que Dembelé hizo la jugada de la noche y puso a su equipo en ventaja tranquilizadora la victoria no se presagió. La segunda diana pareció suficiente.

Ya con el marcador hacia el triunfo llegaron dos tantos más y ambos salieron de las botas de Messi. El argentino en el primer partido de la Liga de Campeones se anotó una tripleta de tantos que es marca de la casa y aviso para barcos pesqueros y navegación de cabotaje. Suma ya 103 en este campeonato europeo.

La alineación del Barça volvió a dar la extraña sensación de que los grandes dispendios de la temporada no cuentan para el entrenador. No salieron al campo Artur, Lenglet y Vidal hasta la segunda parte. El central, además, obligado por la estúpida expulsión de Umtiti, que se ganó la segunda tarjeta por modo impropio de un internacional y campeón del mundo.

Los goles crearon la sensación de que el equipo puede acabar con el contrario por muchas dificultades que ponga. Pero le cuesta demasiado arrancar. El PSV en el primer periodo presionó con fuerza y adelantó sus lineas para impedir que el conjunto barcelonés llegara al área con disponibilidad para el disparo.

Fue preocupante que durante mucho tiempo se llegara a pensar que todo depende de Messi, que no hay más solución que lo que éste improvise. Sólo Messi no es medida satisfactoria. El equipo precisa más impulsos que los propios y casi incomparables del argentino. Dembelé ha perdido ya la timidez de la pasada campaña y de atreve a inventar, a crear confusión en los contrarios. Ya se ha ganado al público barcelonista porque las jugadas de artesanía que protagoniza son un regalo para la parroquia.

El Barça sueña de nuevo con la conquista de la Liga de Campeones. El arranque ha sido bueno y esperanzador por los tantos y la calidad de los mismos. Sin embargo, hay momentos en que se le ven demasiados problemas para hallar el disparo.