Luis Enrique aporta estratagemas

El mayor toque posible, la posesión del balón para crear, más velocidad para no convertir el toque en juego empalagoso, presión para evitar que el contrario salga de su zona con facilidad y más verticalidad para sorprender en los contragolpes fueron datos a tener en cuenta. Y además, la selección mostró capacidad de reacción. Tardó dos minutos en empatar y a la media hora se puso en ventaja. Ganar en Wembley es comienzo esperanzador.

Luis Enrique era nuevo en la plaza y era obligado analizar sus aportaciones a la selección nacional. Llamó a Morata y Diego Costa y dejó en Vigo a Yago Aspas. Por la ausencia de Costa, Aspas fue titular y Morata se quedó en banquillo? Prescindió de Jordi Alba y Marcos Alonso, hijo, nieto y sobrino de de internacionales, ocupó la banda izquierda. No cometió errores importantes, pero se le notó debutante. Probablemente, otro día se atreverá más. Merece voto de confianza.

Thiago y Saúl, con el apoyo de Busquets, se hicieron con el mando en el centro. El jugador del Bayern buscó a Rodrigo y éste mostró su capacidad para entrar con alguna ventaja y marcó un gol. Saúl, que en el Mundial estuvo marginado, hizo el empate dos minutos después de que Rashford batiera a De Gea, su compañero en el Manchester United. Ambos centrocampistas se impusieron a sus adversarios de la zona. Thiago trató de ser el faro que alumbrara las jugadas en que hay que crear el gol.

Luis Enrique, consciente de la capacidad de los atacantes ingleses en las jugadas aéreas, en el saque de faltas hizo jugar a los defensores españoles muy adelantados, lejos de los dominios de De Gea. El fin es evitar que los remates sean cercanos. El sistema puede favorecer al dejar en fuera de juego de los contrarios, pero también es fórmula que necesita más hábito, más pruebas para que no haya despistes. Hay que practicarla automáticamente. Por el contrario, en jugadas similares varios españoles se colocaron en presunto fuera de juego. Y fue Rodrigo quien entró desde atrás en posición legal y batió a Pickford. España practicó estratagemas.

El seleccionador se la jugó con De Gea a pesar de que salió del Mundial muy tocado. Le dio confianza y se la ganó con dos grandes paradas. No fue novedad que Carvajal ejerciera de estilete por su banda para favorecer el ataque por esa zona. Fue mucho más eficaz que durante el Mundial al que llegó en escasas condiciones físicas a causa de una lesión de la que no estaba totalmente recuperado.

El primer partido en la nueva Liga de Naciones, otro torneo para hacer caja, sirvió para ver una selección muy distinta a la que jugó  en Rusia. Hubo nuevo espíritu, mayor confianza. Perder a Iniesta, Silva y Piqué obliga a recomponerse. En Wembley hubo ensayo satisfactorio. Luis Enrique echó mano de Asensio, Sergi Roberto. e Iñigo Martínez en los cambios. Thiago fue relevado tras actuación sobresaliente.