Madrid  y Atlético, más suerte que Barça y Valencia

Los sorteos de la Liga de Campeones ya no tienen el morbo de aquellos años en que se acababa mentando lo de las bolas frías y calientes. La parafernalia actual proporciona claridad, limpieza en la extracción de nombres de  participantes, su inclusión en los grupos y los componentes de cada uno de ellos. Ahora, vaciados los bombos y conocidos los participantes en cada liguilla, llega el momento de analizar la fortuna o la desgracia de los participantes españoles. El Valencia cayó en uno de los grupos de la muerte. El Madrid, que defiende título, Barcelona, que aspira a volver donde estuvo con Guardiola y Atlético de Madrid, que sueña con volver a otra final, han tenido más suerte. Los tres deben pasar con todos los pronósticos favorables. El Valencia ha de comenzar a analizar los pros que tiene, que no son tantos como los de sus compañeros de lucha.

Madrid tiene delante a Roma, equipo italiano siempre complicado, CSKA de Moscú y Victoria Pilsen. Su potencia futbolística es muy superior a la de sus compañeros de competición. Además, cada año, su plantilla, cualquiera que sea su composición porque parece que hay ADN que se transmite de generación en generación, se hace siempre a la idea de que ha de llegar a los más alto y en los tres últimos años lo ha conseguido.

El Barça se las verá para ocupar la primera plaza con el equipo inglés Tottenham. PSV Eindhoven e Inter, que será el mayor de los mayores obstáculos. Todo volverá a depender de Messi. El grave error de la anterior campaña no debe repetirse. Echaría por los suelos todo su programa y los fichajes de este año.

El Atlético se ha reforzado. Cuenta con más calidad y mejor juego en el centro del campo. Los refuerzos han elevado el potencial del conjunto y con el sistema de Simeone, de esfuerzo denodado, puede ser uno de los aspirantes al título.

El Valencia ha hecho un gran esfuerzo económico con el reforzamiento de la plantilla. Guedes era la guinda de la tarta que deseaba Marcelino y ha llegado. Juventus y Manchester United serán los adversarios contra los que tendrá que jugar sus mejores bazas. El suizo Young Boys debe ser el cuarto del grupo. El Valencia está condenado a sufrir para alcanzar su objetivo.