El Barça equilibra la balanza

Al Fútbol Club Barcelona le han entrado las prisas por equilibrar su balanza. Hasta ahora presumía de echar mano de los contratos más rimbombantes aunque las cuentas no cuadraran. Había llegado al extremo de que sus dirigentes extremaran los cuidados para que la caja no se quedara exhausta. En lo que va de año ha optado por estar en todos los grandes expresos europeos, pero últimamente sin dejar de echar la casa por la ventana, se ha dedicado a las ventas para equilibrar la contabilidad. Las compras han sido de 125, 90 millones de euros y las ventas han proporcionado el ingreso de 124,2.

Coutinho y Dembelé significaron la rotura de la hucha. Para no quedarse atrás han llegado Malcom, Lenglet, Arthur y Arturo Vidal. Para compensar y no verse en apuros financieros ha traspasado a Yerry Mina con ganancias extraordinarias ya que lo que compró por 11,8 y lo ha vendido por 30,25 más 1,5 en variables. Al Everton ha ido también André Gómes que reportara dos millones y medio en concepto de cesión. Al tiempo se descarga de la nómina. Digne, héroe en las malhadadas horas del yihadismo en Las Ramblas, también ha sido pasaportado. En la cuenta de ingresos en caja están Deulofeu y Paulinho.

La desproporción de ingresos y gastos había amenazado al club y se llegó a decir que no podía meterse en problemas de nuevos contratos porque no había dineros. De acuerdo con las últimas operaciones parece que en el Camp Nou han dado descanso a las alegrías por prescripción facultativa de los economistas de la casa. Tampoco el Real Madrid está de fiesta en lo tocante a las incorporaciones. Courtois ha cubierto lo que se consideraba prioridad, pese a que no lo era, y hasta que se cierre el periodo de contrataciones habrá que estar a alerta porque por la marcha de Cristiano no se puede vivir con herida sin cerrar. Lo de Modric irá por el camino de la cordura. Por parte del club y del jugador.

Posdata. La mitad de los clubes más potentes están en almoneda. Les sobran futbolistas que necesitan vender o ceder. Estamos llegando a las rebajas de agosto.