Peter Lim ya ha aprendido

El Valencia es el club más singular de la liga española. Perdió la oportunidad de ser sociedad netamente valenciana y ello dio origen a una especie de subasta mal dirigida que permitió que el entonces presidente, Amadeo Salvo, dirigiera la aceptación de la propuesta de Peter Lim, que no era el mejor y que se convirtió en el accionista mayoritario y, consecuentemente, en el dueño de la entidad. Ahora, la sociedad está dirigida desde Singapur, lugar de residencia del señor Lim. En Mestalla hay un presidente y director gerente que no toman una decisión sin previa consulta. El señor Murhpy y el hombre fuerte en los asuntos deportivos, Mateu Alemany, dependen de los deseos del jefe.

En este momento se está preparando el centenario del club y el proyecto de Lim de estrenar el nuevo Mestalla en esta señalada fecha, es ya promesa incumplida. Éste, afortunadamente, ha ido aprendiendo en los negocios balompédicos. Después de los años de casi ignominia con entrenadores amigos y socios y fichajes del inefable Jorge Mendes, con la llegada de Mateu y la presencia de Marcelino han cambiado mucho los destinos valencianistas. Hay más sensatez, mejor gobierno. El equipo se clasificó para la Liga de campeones, lo que debe ser su lugar natural, y ahora anda preparando la plantilla que en la próxima campaña se habrá de enfrentar a Liga, Copa y Champions.

La confección del grupo de futbolistas que ha de dirigir Marcelino, está siendo tan complicada como la de otros clubes más ricos. Los deseos de Lim parece que están centrados en el fichaje del portugués Guedes, que en la pasada campaña hizo una primera parte sensacional y después se oscureció. En el Mundial no ha brillado y, sin embargo, el PSG, su propietario, está aumentando el precio de la transacción.

Marcelino ya cuenta con un lateral nuevo, Piccini y un central que ayude a la zona en que hay que luchar para no recibir tantos goles. Diakhaby da la impresión de que es acierto. Se ha fichado al serbio Uros Racic para reforzar el centro del campo y al polivalente Wass Aún no está cerrada la plantilla. Entre otras razones, porque junto a las entradas se habla de las salidas.

Se espera oferta importante por Rodrigo, el Madrid la estudia por la petición de Lopetegui, y hasta se han llegado a escuchar los cantos de sirena del Camp Nou por Parejo. Zaza, que gusta en Mestalla, por sus características de lucha constante, también está en el punto de salida.  Da la impresión de que ilusiona fichar a Gameiro a lo que el Atlético está poniendo condiciones económicas que están por encima del valor del jugador. No será este cambio muy beneficioso.

Posdata. Sorprende que el Valencia no intente recuperar a Alcácer que está en venta y posee un porcentaje goleador envidiable. Mejor que el de Gameiro.