Mijatovic se retrata

Pedja Mijatovic fue un gran jugador, pero humanamente no alcanzó categoría similar. Demostró que no era de fiar cuando siendo jugador del Valencia, que lo sacó del ostracismo y de la imposibilidad por causas políticas de salir de su país, juró amor eterno a Mestalla y mintió al afirmar que no tenía intención de abandonar la entidad. Lo dijo cuando ya se había comprometido con el Madrid. En esta entidad encontró apoyo económico y deportivo. Fue en Valencia donde le cuidaron a su hijo y fue allí donde acabó su carrera, pero en el Levante.  Mijatovic tuvo importante cargo en el Bernabéu y no era previsible que ahora saliera cargando sobre Florentino Pérez la salida de Cristiano, que de momento, aún no está saldada.

Evidentemente, aún existen madridistas que consideran inapropiado su traspaso a la Juventus. En estas ocasiones siempre hay facciones disidentes. Cargar sobre el Presidente la causa fundamental de la salida del portugués no es lo más prudente. Según Pedja no había entendimiento entre Florentino y Cristiano. Y más que lo que dice es lo que se insinúa.

El Presidente del Madrid ha sido discreto en este asunto, pero desde su entorno es fácil colegir que la situación era cada vez más problemática.

Cristiano no contaba con el aplauso general del vestuario. Su ego lo llevaba a crear discrepancias internas. Creaba incomodidades entre los compañeros y, sobre todo, tal vez aconsejado por su mentor, Jorge Mendes, además de pretender aumento salarial, desproporcionado por su edad, había detrás el problema de Hacienda. Cristiano no aceptó que el club no cargara con las consecuencias de sus diferencias con la Agencia Tributaria que han sido fuertemente sancionadas.

Mijatovic, autor de un gol en fuera de juego que valió una Liga de Campeones, ha estado también en situación sancionable dada su relación con el club por las manifestaciones en que ha dejado en mal lugar al Presidente, que siempre lo trató con aprecio. La decisión del Madrid, independientemente de las cuestiones que haya habido entre jugador, su  gurú y Florentino, es muy comprensible. Mijatovic ha terciado y ha hecho un mal tercio.

Posdata. El Tour empieza a ser cosa de británicos. Al menos la Montaña ha quedado en manos europeas. Poca cosa.