Herrar o quitar el banco

Herrar o quitar el banco. Tomar decisiones o desistir de ellas. Esta es la cuestión. Fernando Hierro recibió una herencia de la que no quiso ni pudo prescindir y los acontecimientos deben impulsarle a modificar esquemas. Vicente del Bosque no rompió los moldes de la selección que le dejó hecha Luis Aragonés. Habría sido error porque era equipo cuajado, con ideas claras y jugadores encantados con ellas. Hierro ha heredado una selección que gozaba de grandes elogios por su andadura durante la clasificación. Del Bosque se encontró con jugadores jóvenes y sin cansancio mental. Hierro se ha topado con futbolistas que mostraron sus fisuras ante Suiza y Túnez dos adversarios previos al Mundial y en partidos amistosos. Y algunos, cansados física y moralmente.

La selección no ofrece garantías y necesita remodelación. Se habla de cirugía, pero tal palabra encierra cierto dramatismo porque de ello se deduce que ha de surgir la sangre. Todos cuantos han llegado a Rusia deben comprender que los cambios son precisos cuando lo que se pretende parece poco menos que imposible. A la selección no se le augura buen porvenir porque lo ocurrido con Irán y Marruecos es anuncio de decepción.

De Gea no es el mejor portero español. Por poner un ejemplo, es inferior a Sergio Asenjo del Villarreal. Dentro del equipo nacional tiene relevo: Kepa Arrizabalaga. La portería no puede seguir cubierta por un hombre lleno de indecisiones, incapaz de abandonar ella sombra del larguero para salir a por un balón. Lopetegui se empecinó en contar con Carvajal, magnifico jugador que después de la lesión no se ha recuperado. Es mucho más fiable Nacho.

En el centro del campo se ha comprobado que Thiago no es ni chicha ni limoná. Junto a Busquets, que no está en su mejor momento, como tampoco Sergio Ramos y Piqué, es más razonable contar con Koke, que muestra mejor forma. Contar con  Isco es inevitable aunque se le debe recomendar que juegue con el pensamiento más adelantado y que no es preciso que regrese hasta los centrales para tomar el balón. Hay minutos en que se coloca en lugar de poca responsabilidad. Silva ha pasado un mal año personalmente y no es el jugador ingenioso y hábil rematador de partidos anteriores al Mundial.

No debe volver a dudar Hierro sobre la alineación de Asensio. Lo tiene todo a favor. Nadie sería capaz de sentar a Iniesta, pero si es conveniente cambiarle cuando se le note cierto agotamiento. Mientras se mantiene bien físicamente es todavía ejemplar. El seleccionador se ha de decidir por contar con un delantero o dos.  Si ha de quedar una solo quien mejor se ajusta a los planteamientos propios del  equipo es Yago Aspas. A su lado Costa abriría huecos y le facilitaría la labor. Ello depende del sistema a utilizar. Todo depende de lo que decida Hierro. Herrar o quitar el banco.