Irán hizo sufrir con poblado frontón

Hubo que esperar hasta el minuto 54, para que España tomara ventaja. El gol de Diego Costa, en jugada en que el balón le rebotó en una rodilla y entró, fue más que un suspiro. La salida en el segundo tiempo con más velocidad en el juego propició momentos de peligro ante el marco iraní y como consecuencia llegó el gol. Hasta entonces, el equipo español había dominado, había jugado prácticamente todo el tiempo en terreno iraní, pero obtener la victoria era casi imposible por el sistema empleado por la selección adversaria. Costa, que marcó su tercer tanto mundialista, permitió que España pudiera jugar con menos presión psicológica, con menos estrés. Hasta entonces, el agobio mental había sido para desconcertar a cualquiera.

El frontón, el autobús, la Linea Maginot  había tópicos para elegir. Irán,   que se ha especializado en no encajar goles, jugó contra España con la obsesión del empate. Todos atrás y delante solamente alguna excursión esporádica. Seis defensas y cuatro en medio y por tal bosque de piernas era imposible entrar. Los iraníes hicieron su juego. El que saben o el que pueden. Pero la fórmula les da réditos. A ello con el empate en el marcador suman la pérdida continua de tiempo con lo que rompen el ritmo del contrario y hasta lo desesperan manejan el ritmo antifutbolístico casi a placer. España, que en la primera parte se hizo con el balón, el 75 por 25 por ciento, no encontró el camino del gol. Los pocos remates con peligro siempre tropezaron con una pierna salvadora.

Hierro creyó que alineando a Lucas Vázquez y Carvajal abría el juego por la banda derecha. La de la izquierda ya estaba asegurada con Jordi Alba. Y sin embargo, no hubo manera de hacer práctica la fórmula de abrir los  espacios laterales. Carvajal, que ha estado lesionado, demostró que no está en la debida forma y Lucas no acabó de encontrar la entrada como suele hacer en el Bernabéu. De todas maneras, tampoco los intentos por el costado contrario con Iniesta, Alba e Isco tuvieron efectividad. Tanto defensor imposibilitaba entrar en el área con alguna ventaja. Silva intentó rematar desde fuera del área y los tiros libres tampoco llegaron a buen fin.

El tanto español llegó gracias a las combinaciones en las que Iniesta, Isco, Silva y Alba trataban de hallar las espaldas de los zagueros iraníes, peo todas las entradas acababan sin remate porque siempre había una pierna que desviaba el balón. Irán marcó un gol en jugada muy embarullada en la que hubo fuera de juego del que avisó el juez de línea de la zona. Hubo que consultar, y no hubo dura. El VAR demostró que había existido irregularidad en la consecución del gol.

España lidera el grupo. Jugará contra Marruecos que ya ha sido eliminado. Portugal, para luchar por el primer lugar, se las verá con Irán que luchará para seguir en el torneo. España lo tiene más fácil. Pero habría que pedir que no hiciera sufrir tanto.