Estaban todos nominados

La Liga  ha muerto ¡Viva la selección! Hemos despedido a Iniesta y Torres, a Xabi Prieto le debo mi adiós, y ya tenemos asunto por el que discutir. De acuerdo con la vieja idea de que toda cabeza española discurre como la de un seleccionador, a la vista de  los veintitrés de la fama que ha alistado el seleccionador, Julen Lopetegui, para el Mundial de Rusia, se puede colegir que la gran mayoría de los aficionados contaría al menos con veinte de los designados. Se puede afirmar que un buen número de seguidores del fútbol apostaría por añadir los nombres de algunos a los que Lopetegui ha dejado para mejor ocasión. Si tal no sucediera estaríamos en otro país. Aquí estamos a la polémica futbolística. Es la que más audiencia tiene.

Desde mi punto de vista, no sobra ninguno de los bendecidos. No obstante, respetando a los veintitrés, también entraría en el cupo de quienes echan en falta algún nombre. Aparentemente, el once ideal lo podemos recitar de memoria como se hacía con los equipos de nuestra niñez cuando los defensas eran tres, o dos si se vuelve la memoria a los tiempos inmediatos a después de la Guerra Civil, los medios eran tres y los delanteros cinco. Ahora, el seleccionador llama a ocho defensas, seis centrocampistas, medios, y seis delanteros sin aceptamos que Isco y Asensio sean delanteros.

Examinado el paquete de los llamados, se ha buscado más jugadores capacitados para llevar el balón en los pies que puros rematadores de los que salvo opinión en contrario sólo están Diego Costa, Rodrigo y Yago Aspas. Mirando por encima la lista se podría suponer que hay más espíritu conservador. Sin embargo, en el futbol mundial la tendencia es similar. Se prefiere contar con jugadores del centro del campo hacia atrás con polivalencias, que espíritus puros.

En Madrid llorará por Morata, que no ha tenido buena campaña en Inglaterra. En Barcelona echarán de menos a Sergi Roberto, que sí ha sido figura en el Barça. Nadie llorará por Marcos Alonso que está en el exilio futbolístico y únicamente se le ve de Pascuas a Ramos. Vitolo no tendrá muchos que lo reclamen. Para no quedarme con las ganas de poner algún pero quiero decir que Lopetegui, que ha tratado de duplicar todos los puestos, y en algunos casos más del duplo, (Nacho vale para cuatro puestos en la zaga), no ha contado con la lesión, enfermedad o sanción de Busquets. Clamo por dos que no van tener quien les escriba: El realista Illarramendi y el villarrealista Rodri. Ambos son hombres de brega, recuperación de balones y ayuda eficaz en acciones defensivas. Saúl, Kole y Thiago son menos  proclives a este tipo de coberturas. ¡No me iba a quedar sin sentirme uno de los millones de seleccionadores!

Posdata, Fernando Roig ha puesto la cara colorada a Gil Marín, que se quejaba de los guiños del Barça por Griezmann y actuó trapaceramente por Rodri.