Zidane atiza a los medios

No hay descanso. Ni para visitar el “ambigú” como anunciaban los viejos cines. En martes comienza nueva jornada de Liga que tiene como curioso estrambote la final de Copa el sábado. Barça y Sevilla, por ello se saltan la semana desde el martes como si de garrocha se sirvieran. Adelantar fechas es obligado dado la proximidad del Mundial. Tal circunstancia nos libra de seguir echando leña al fuego que ha atizado Zidane con el enemigo que le ha saltado a la vista en forma de antimadridismo. Don Zinedine está en las semifinales de la Liga de Campeones y ello le permite arrear, sin citar nombres, a quienes mostraron escándalo con el penalti del último minuto.

Tengo la impresión de que no ha sido la catalogación de “robo” que hicieron algunos lo que le ha hecho saltar. Llevaba ya amagando algunos días. No ha llevado muy bien que durante la poco exitosa temporada liguera haya tenido que escuchar a sus portavoces, que en los medios le han echado más de una reprimenda. Zidane no lee, y según cuentan en su entorno, tampoco oye la radio. Sí sabe que de vez en cuando han discutido sus sistemas, como el de esconder la calidad de Isco y Asencio para dar entrada a Benzema y Bale, que no se han ganado el sueldo. Se lo han cantado intermediarios. Ya se sabe que los recados fundamentados en el me han dicho que dicen, acaban por ser puras tergiversaciones o peor aún, manipulaciones. Cuando uno depende de otros corre el riesgo de que sean palmeros quienes le transmiten la música.

No imagino de qué talante estaría Zidane si fuera Valverde de quien se ha dicho, entre otras cuestiones, que ha roto el emblema del juego del equipo, y pese a ello es líder y ha batido el record de la Real Sociedad. Lo malo no es que Zidane haya tenido salida de pata de banco. Es peor el hecho de que comiencen a salir en el vestuario seguidores de su doctrina, que no parecen sino aduladores. A Mourinho le apoyó Arbeloa y no gozó en la plantilla más aprecio que Casillas.

Posdata. La Liga tiene parte de la clasificación definida, pero esta semana habrá drama en los puestos de descenso.  Hay carreras contrarreloj.