Neymar, un alivio

Del París Saint Germain se esperaba que apretara y ahora se confía en que no ahogará. Neymar se ha lesionado y todo indica que no podrá jugar contra el Madrid. Si lo hiciera lo haría en precarias condiciones. Dadas las circunstancias es un alivio. El brasileño no fue héroe en el Bernabéu por mucho que algunos alabaron su actuación en términos inesperados salvo que en ello hubiera, que tal vez lo hubo, la benévola intención de elevarle a los altares balompédicos ya que se supone que puede acabar en el club madrileño.

Neymar quiso demostrar en la visita al recinto madridista que tiene sobrada categoría para acabar junto a la estrellas de Florentino. En ello estuvo su voluntad, pero al tiempo cometió el error de querer romper moldes. No es Messi y si a éste tratan de cortarle el paso equipos con tres defensores, para él es natural que en el Madrid padeciera oposición similar y para salvar tales obstáculos hay que tener la habilidad del argentino. Neymar tiene otras virtudes y en ellas confiaban los seguidores de su actual club. Eran las temidas por la parroquia madridista. Ahora todo parece indicar que no estará en el césped. E insisto, de cualquier manera, es un alivio.

La lesión de Neymar ha ocupado espacios relevantes en televisiones y radios. Ha servido para librarnos algo de Puigdemont y el “procés”. El fútbol tiene la virtud de ser balsámico hasta en momentos de guerra. Con noticias como la llegada desde París, el personal tiene motivos para distraerse en la barra del bar, sin entrar en cuestiones mayores. Como diría un viejo aspirante a la presidencia del club “bueno para el Madrid”.

La ausencia del lisiado seguro que en París habrá quien la interprete casi como un beneficio. Habrá quien considere que sin él Di María podrá demostrar un día más su extraordinario momento de forma y eficacia y Cavani y Mbapee se sentirán más libres. Neymar no le robará el balón a Cavani para tiros libres o jugadas similares.

Posdata. Llegados a este momento de la campaña convienen las rotaciones. Hay jugadores que las agradecen. Piensan en el Mundial.