El Barça también sufre

El Madrid ha padecido tropiezos tan inesperados como no ganar ninguno de los dos partidos ante el Levante y caer en Copa con el Leganés. El Barcelona, que se siente privilegiado porque continua líder, y sin haber perdido un solo encuentro, ha tenido que sufrir para no perder en casa con Celta y Getafe y se las ha visto moradas para vencer al Éibar en su terreno. Los ricos también lloran, pero lo peor es que también sufren aun cuando ganan.

El Barça lleva varios partidos en los que no se ha parecido a sí mismo. Hay avisos de que no puede sentirse tan firme como hace un mes y debe sentirse avisado de que en Liga de Campeones puede tropezarse con el serio disgusto de la eliminación. Su fútbol cuando Messi no está inspiradísimo es plano y apenas crea ocasiones de gol.

Con el Madrid de los mejores días se acababa discutiendo sobre la calidad de sus fútbol y se concluía que al final lo que los aficionados desean es la victoria. Tengo la impresión de que en el Camp Nou no hay plena felicidad aunque ganan. Incluso no se acaban de entender los últimos fichajes en los que se gastado la hijuela para aumentar considerablemente el potencial del conjunto. Dembelé, a causa de sus lesiones, aún es incógnita. Coutinho, que solamente sale del banquillo para suplir a Iniesta, demuestra en pocos minutos que es artista, que puede inventar, que tiene gran porvenir, pero por el momento no es la gran estrella que se consideraba. Todavía no ha deslumbrado y cabe preguntarse si en las ausencias de Messi será el hombre que lleve a los compañeros al ritmo del triunfo.

Al Madrid se le supone vuelta a su ser. Contra el PSG recuperó la imagen de las grandes noches europeas y todo hace suponer que en París no volverá atrás. El Madrid superó el test a que se le había sometido como consecuencia de los grandes elogios dedicados a los parisienses. Estos fueron menos de lo que se aguardaba. Para el Barça después de sufrir ante el Éibar, el Chelsea podrá ser más que un toque de atención.

Posdata. Por lo leído y oído Neymar hizo gran exhibición en el Bernabéu. Sin duda vi otro partido. No me pareció tanto.