El Atlético sólo soñó en Londres

torres22

El Atlético de Madrid necesitaba ganar en Londres y también lo precisaba disfrazado de Qarabag en el Olímpico de Roma donde tenía puestas esperanzas. En Londres suspiraba por marcar goles y le costaba encontrar el modo de tirar a puerta. Buscaba vencer y les estaba bastando no perder. Griezmann no batía a Courtois y Oblak hacía inútiles los remates de los jugadores del Chelsea. Morata insistió y Oblak no se dejó matar. Ni siquiera en un remate raso y junto al palo como demandaban los clásicos pedían para obtener el gol. Cuando menos se esperaba surgió la ilusión con el tanto de Saúl que aprovechó una prolongación de Torres.  Estar en ventaja hizo soñar. En el minuto 75, una gran jugada de Hazard acabó con gol en propia puerta de Savic. Fue el final porque en Roma tampoco había resultado favorable. El milagro estuvo cerca, pero no tocaba.

Al Barcelona le importaba menos su enfrentamiento con el Sporting de Lisboa. Valverde pensando en la Liga  reservó a ocho de los titulares. Solamente Piqué, Luis Suárez y Rakitic ocuparon sus lugares habituales. Al Barça le bastaba cualquier resultado porque estaba clasificado y en tales condiciones lo inteligente era dar descanso a piezas clave. Estaba previsto que Iniesta se recuperara de una minilesión y lo sorprendente fue que Messi se quedara en el banquillo.

Valverde vio que la mayoría de los alineados lucharon por dejar buena imagen. Denis Suárez dejó claro que entre él y Deulofeu no puede haber dudas. Rakitic hizo la labor de Busquets y no desentonó. La incógnita estaba en constatar si Alcácer mantenía su buena racha goleadora y el valenciano hizo su tanto lo que le mejora su porcentaje.

Valverde cambió y dio minutos a Messi. Lo más sorprendente fue que colocara a Busquets de defensa central. Dada la precariedad del equipo en esa zona probar al centrocampista debe ser una solución que está en la cabeza del entrenador. El Barça remató la función con ju segundo tanto aunque este, como el del Chelsea, también fue en propia puerta.

El Atlético luchó hasta el final aun sabiendo que la Roma estaba ganando. Simeone echó mano de Vietto y Carrasco para alimentar el juego de ataque, y fue inútil. El equipo madrileño perdió su oportunidad en casa ante el Qarabag al que no derrotó. Lo de Londres era una esperanza. Pero buscar la clasificación teniendo que estar pendiente de tu marcador y el del rival, en este caso la Roma, toda queda en unos minutos de esperanzadora victoria. El Atlético jugará ahora la Liga Europa. Poco consuelo. Y mal negocio para la caja.

Sobre el autor de esta publicación