En el Metropolitano, primer test

El partido del sábado en el nuevo Metropolitano entre el Atlético de Madrid y el Fútbol Club Barcelona es el primer test politicodeportivo al que nos enfrentamos en situación tan peculiar como la de no saber si Puigdemont ha dicho que se va o se ha ido ya. La cuestión no es solamente de ámbito político. Desde el punto de vista social el acontecimiento puede tener circunstancias especiales. Nadie puede estar seguro del recibimiento que el público madrileño dispensará al adversario. Nunca ha habido grandes enemistades entre colchoneros y culés, pero lo sucedido en los últimos días convierte lo que simplemente era un encuentro con la necesidad de ganar es ocasión para que muchos deseen manifestar su opinión política en contra de los sucesos de Cataluña.

El Barça ha estado concernido en los últimos vaivenes porque la directiva mostró públicamente su postura en vísperas del ilegal referéndum. Luego, se sumó a las protestas por los palos en las calles y decidió jugar contra Las Palmas a puerta cerrada. Estas cuestiones también han servido para poner alguna divergencia dentro de la plantilla.

A la directiva le ha echado buen cable Andrés Iniesta al acceder a firmar el compromiso de permanecer en el club hasta el final de su carrera deportiva. Era una de las grandes incógnitas. Se sospechaba que el manchego tenía alguna prevención por los acontecimientos políticos. También ha habido quien se ha aventurado a sospechar que Messi no ha puesto todavía la firma a la prolongación de su compromiso contractual por cuestiones relacionadas con los acontecimientos.

Messi ha marcado tres goles en Ecuador y ha clasificado a Argentina. En Barcelona hay más razones que nunca para conseguir que permanezca en la casa. Para este sábado se va a poner en él tantas esperanzas como hizo Argentina. Si en el caso de las eliminatorias lo primordial era acudir al Mundial, en el Metropolitano se le va a pedir que lidere al equipo aún cuando el ambiente sea adverso.

El Barça no quiere irse de la Liga, pero el presidente de la misma no se cansa de repetir que con la independencia pasa a ser club extranjero y, consecuentemente, quedaría fuera de la competición nacional. El público del Metropolitano puede ser un test. Puede ser el anuncio de lo que pueda suceder en otros desplazamientos.

Posdata. El Barça ha batido el récord mundial de presupuesto deportivo: 897 millones de euros. Sin la Liga, imposible de cumplir.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario