El Expreso de Gales llega con retraso

Hay vieja costumbre de bautizar a los deportistas con apelativos más o menos rimbombantes. El fútbol ha dado desde los comienzos adjetivos para reconocer a los ídolos. Sucede con frecuencia que la falta de memoria se recurre a un bautizo sin contar con que antaño ya existió un futbolista con tal denominación. Ocurre que a Bale le llaman “El expreso de Gales” y ya hubo en España “El expreso de Irún”. Julio Antonio Elícegui, nacido en Castejón (Navarra). La condición que define a ambos futbolistas es su rapidez. Claro que también hubo un jugador del Valencia, Torredeflot, a quien llamaron “Chevrolet” por su parecido en los arranques veloces con el automóvil de marca francesa.

Todos cuantos han gozado de un sobrenombre han sido celebrados. Bale, por el contrario, está en discusión porque lleva varias temporadas en el club, costó una millonada y todavía no ha dado el rendimiento deseado. Es jugador de gran calidad. No admite discusión ponerlo en cuestión y no obstante, los medios informativos mantienen dudas metafísicas sobre su rendimiento. Incluso se ha llegado a plantear la posibilidad de que el club lo traspase y recupere parte del fichaje. En la plantilla actual no cumple el objetivo de gran figura y por el contrario corta el paso a futbolistas tan importantes y con tanto futuro como Isco y Asensio.

La presencia de Bale junto a Benzema y Cristiano impide cambiar el sistema de juego. Zidane, pese a los cambios que introduce, las rotaciones y las facilidades que encuentra cuando hay lesiones o expulsiones, en su cuaderno de bitácora sigue existiendo la imperiosa necesidad de alinear a los tres de la llamada BBC.

La rapidez en el ataque madridista estuvo personalizada en Paco Gento, “La Galerna del Cantábrico”. Sin salir de la misma época el capitán que los mandaba era “La Saeta Rubia”, o sea, don Alfredo Di Stéfano. Mayor jerarquía en club Real la tuvo “El Rey Gaspar”, es decir, Gaspar Rubio.

Bale seguirá siendo examinado por el graderío que hasta el momento no le ha respaldado. Le ha dedicado más de una silbatina. Además de “Expreso”, tiene la obligación moral de llegar tiempo en cada partido.

Posdata. ¿Por qué sufren tanto los relatores televisivos de los partidos del Madrid cuando se falla una ocasión de gol?