Villa, historia y Asensio, futuro

Julen Lopetegui ha tomado la decisión más inesperada al convocar a David Villa, el máximo goleador de la selección española. El Guaje era ya jugador perdido en las hemerotecas. Era un nombre más que una oportunidad. El seleccionador ha tenido que optar por buscar un delantero centro capacitado por su habilidades para enfrentarse a los siempre firmes defensas italianos. Contra Italia está en juego la clasificación para el próximo Mundial. La ocasión de colocar a un ariete al gusto tradicional le ha parecido lo menos idóneo a Lopetegui. Con un conjunto en el que hay jugones, cuenta más la posibilidad de buscar habilidades antes que fortaleza y remates de cabeza. Lopetegui tiene la ocasión de dejar para la historia la recuperación de la memoria y el lanzamiento del futuro con la alineación de Marco Asensio. Son los dos nombres para el momento oportuno.

España tiene la obligación de recuperar su estilo. El equipo, aunque con novedades, tiene en mente la imagen de la posesión del balón, el juego coordinado. Lo que hizo grande a la Roja fue el fútbol de toque. Perdido Xavi, difuminado Iniesta, el conjunto necesita futbolistas que en cierta forma pueden hacer recordar aquel fútbol que maravilló. En Asensio e Isco, con David Silva fundamentalmente, puede estar la manera de recordar a quienes fueron los mejores.

Lopetegui tiene en sus manos la recuperación de la imagen del estilo que comenzó con Luis Aragonés y durante un tiempo mantuvo Vicente del Bosque. En cierto modo, Lopetegui puede ser un nuevo reformador como lo fue Aragonés. Entonces hubo que romper con tabúes, con viejas costumbres tenidas como las mejores. Cambió nombres y fórmulas. Prescindió de jugadores grandes, pero no idóneos para lo que pretendía, como fue el caso de Raúl y llegó a la meta. Le costó numerosas críticas hirientes. Del Bosque tuvo la virtud de no romper nada y, en principio, le fue bien. Su final fue decepcionante porque se había consumido el sistema y perdido la frescura de algunos jugadores. Lopetegui está en el punto de partida de Aragonés. La alineación de Villa no es contradictoria con la nueva savia. Será más efectivo si cuenta con el apoyo de jugadores creadores como Silva, Asensio e Isco.