Messi y Marcelo, al rescate

El mano a mano entre Barcelona y Real Madrid va a tener momentos de grandes emociones hasta el final del campeonato. El Madrid resolvió con incertidumbre su partido con el Valencia y el Barça, aunque acabó venciendo con claridad al Espanyol, hubo momentos en que hubo que padecer. Los barcelonistas no cobraron ventaja hasta la segunda parte. El Madrid, como casi suele ser habitual, obtuvo el triunfo en los minutos finales. La tradición dice que el equipo que puede despojarle de un título al equipo azulgrana es el españolista. El que ha hecho sufrir en las últimas temporadas a los madridistas ha sido el Valencia. Al Madrid lo salvó Marcelo.

Este año parecía que los periquitos no iban a profundizar sus heridas con los culés y, sin embargo, tuvo que acabar por salir al rescate Messi para que los tres puntos no se escaparan. Al Madrid no supo salvarlo a tiempo Cristiano quien marcó el primer gol, pero falló un penalti. El guardameta valencianista le volvió a tomar la medida y le paró la pena máxima. Alves se ha acreditado como uno de los mejores especialistas en los tiros de gracia y no marró de nuevo ante el portugués quien ya ha sufrido ante él varias decepciones. Debe verlo ya como con aprensión y el meta le adivina por donde disparará.

Atlético y Sevilla siguen disputándose la tercera plaza europea, la que da derecho a intervenir sin pasar por la fase de prueba que no siempre es un dulce. El Villarreal se la tuvo que jugar contra el Mónaco, conjunto que ha dado más guerra de la esperada en Liga de Campeones. Para Atlético y Madrid hay dos enfrentamientos más importantes que sus compromisos ligueros. Se juegan la final de la gran copa europea. El martes, en el Bernabéu, primer acto.

Posdata. El Levante ha vuelto a Primera. Ejemplo de buena administración para el vecino, que vive sumido en cuentos chinos.