Contra Francia, una Rojita

La selección española derrotó a Israel con algunos minutos de espléndido fútbol y hoy se enfrenta a Francia que forma parte de la élite. Es test más definitorio que lo expuesto frente a los israelíes. Lopetegui, para un encuentro en el que se debe mantener la mejor imagen, cuando es preciso mostrar las mejores cualidades dado que el adversario las merece, efectuará cambios radicales en la alineación para dar contento a algunos de los convocados y que no tuvieron protagonismo en Gijón.

Los seleccionadores creen imprescindible tener mano izquierda y consideran que tal condición se posee cuando se dan oportunidades a todos los llamados. Tradicionalmente, ha habido partidos en los que casi lo fundamental han sido las probaturas. No es el caso de la confrontación con Francia porque aunque no hay puntos en juego, ni se pone en riesgo ninguna clasificación, el prestigio debe mantenerse y para ello contra los mejores hay que utilizar también a los mejores.

Francia cuenta a actualmente con varios jugadores que pueden elevar el tono de su selección y recuperar la imagen que tuvo con el actual seleccionador, Deschamps y Zidane. Con tanto suplente en el equipo España se puede topar con un resultado depresivo. Francia alineará futbolistas que están triunfando en los mejores conjuntos europeos y pondrá en liza a su última gran estrella, el jovencito Mbapeé, que en cuatro días se ha convertido en la pieza más deseada por los cazadores de talentos. El Mónaco tiene en él la esperanza de futuro tan prometedor como el de superar en la liga del país al Paris Saint Germain.

Lopetegui, que halló la victoria en Gijón con el ingenio de Silva y las aportaciones fundamentales de dos laterales tan ofensivos como Carvajal y Jordi Alba, no puede permitir en esta ocasión que los suplentes ni los centrales tan ávidos de gol como Sergio Ramos y Piqué abandonen con tanta frecuencia su parcela para acudir al remate. Contra Francia podría decirse aquello de los coches cama: es peligroso asomarse al exterior.

Posdata. Jon Rahm puso en aprietos al número uno del mundo Dustin Johnson. Tienen cita previa en el Masters de Augusta.