Jorge Pérez, firme adversario de Villar

Por vez primera, Ángel María Villar va a tener que luchar para ser reelegido presidente de la Federación Española de Fútbol. Jorge Pérez, exsecretario general de la casa, se ha convertido en adversario importante. De momento, ha logrado el número suficiente de votos para que haya asamblea extraordinaria en que se discuta punto tan importante como la distribución de los dineros que proporciona la Copa del Rey de la que es dueña la Federación. Pérez tiene en su proyecto presidencial repartir los beneficios entre clubes de Segunda B y Tercera. Quiere hacer participes de los beneficios de la competición a todos los estamentos que participan en ella.

Jorge Pérez ha tenido la habilidad de encontrar un asunto que es bien acogido por la generalidad de los clubes de las citadas categorías. De acuerdo con su propuesta, de los 14 millones de euros a repartir, cada club de Segunda B recibiría 85.000 euros y cada uno de Tercera, 33.000. Esta medida, que ya cuenta con el número suficiente de votos para convocar la asamblea extraordinaria, puede ser el primer golpe de efecto de la candidatura de Jorge Pérez.

Villar ha vivido con cierta tranquilidad durante más de veinte años y con el relevo de Miguel Cardenal, Secretario de Estado para el Deporte, por José Ramón Lete, se sintió personalmente beneficiado. Supuso que con el nuevo Secretario de Estado iba a tener mejor conexión. Sus cantos alegres, manifestados en la revista que edita la propia Federación, tal vez comiencen a ser menos divertidos y no sólo por la convocatoria de la Asamblea Extraordinaria.
El Gobierno de Felipe González instituyó lo que se conoció como la “Ley Porta”, que recortaba los mandatos de los dirigentes federativos a dos legislaturas. Tenía la posibilidad adicional de que, tras un mandato de descanso, el relevado podía presentar de nuevo su candidatura. Lete ya ha anunciado, en público, ante gentes del deporte, que en su programa existe la idea de volver a limitar los mandatos. Villar ya ha superado cualquier medida que dicte el Gobierno.

Posdata. Xavi ha vuelto para jugar el Cataluña-Túnez. Ha dicho que no puede hablar mal de Cataluña, que es su tierra, ni de España que siempre le acogió bien.