James, más que un problema

Todo entrenador que se precie aspira a tener en la plantilla el mayor número posible de grandes figuras. Es el caso de Zidane. Tiene dos para cada puesto. E incluso dispone de un número superior a los futbolistas necesarios para cubrir eventualidades. Hay ocasiones en que contar con alguien a quien resulta difícil hacerle hueco en la alineación titular se convierte en problema. Es el caso de James. Se le fichó con los dineros de gran estrella y por sus escasas aportaciones se ha devaluado en el mercado. Venderlo sería operación funesta económicamente porque no tiene detrás grandes aspirantes con el deseo de pagar lo que equivaldría a revalorizarlo. Zidane predica que no quiere que se vaya. En el club no hacen grandes maniobras para hallar solución satisfactoria que sería la de restar un dolor de cabeza al entrenador. Su permanencia en el club seguirá siendo un engorro.

James es jugador con cualidades suficientes para triunfar en los mejores equipos del mundo. Haría feliz a cualquier entrenador. Sin duda, tendría hueco en todas las alineaciones de los grandes europeos en que se pueda pensar. Pero en el Madrid, no.

El Madrid tiene tres hombres intocables en la delantera y para jugar en el centro son fijos Kroos y Modric y para funciones distintas a las de James están Isco y Vázquez. No tiene nada que ver con Casemiro y hasta no es adecuado para ocupar los minutos que se concede a Kovacic. James no puede ser feliz en el Madrid y Zidane se verá obligado a echar mano de múltiples recursos dialécticos para mantenerle lo más comprometido posible.

James se ha convertido en grave problema y hasta parece ser cuestión política dado que en su país es un ídolo y en Madrid está minusvalorado. Es futbolista extraordinario y haría las delicias de todos los públicos de los grandes del continente. En el Bernabéu no tiene sitio como titular y jugar a ratos, en minutos intrascendentes no le puede satisfacer. En cualquier otra época habría sido figura estelar. Ahora, está condenado al banco de la paciencia y no parece que esté muy dotado de esta cualidad.

Posdata. Ángel María Villar no tiene fácil la reelección. Empiezan a tocarle los costados y de manera seria. Jorge Pérez empieza a fundamentar legalmente su candidatura. Y con votos.