De nuevo Morata y Lucas, Plan B

El Madrid salió a jugar con dos españoles Carvajal e Isco. Los nueve foráneos fueron incapaces de vencer al Athletic Club. Zidane recurrió a lo que es su Plan B: Lucas Vázquez y Morata. Y efectivamente, de nuevo, le revolvieron el problema. Marcó el madrileño que cumplía veinticuatro años y celebró la fecha con nuevo tanto. Ganó el Madrid y se convirtió en líder de la Liga, campeonato que de acuerdo con una de las frases más tópicas la cabeza está en un pañuelo. La segunda plaza es del Sevilla y la tercera y cuarta son del Barça y el Villarreal. El Atlético, quinto.
Los partidos con lluvia propician la mirada nostálgica sobre lo que era San Mamés. El nuevo estadio bilbaíno ya no tiene aquellas tardes embarradas. En el Bernabéu tampoco caben las ocasiones en que el balón no podía correr porque se detenía en el barro. Sin embargo, hasta en Madrid, cuando llueve, se piensa que ello beneficia al equipo que sale a defenderse y si es el Athletic Club con mayor razón. Mas no hubo barro, ni el equipo vizcaíno llegó con la intención de defenderse. De entrada, Iñaqui Williams estuvo a punto de batir a Navas y en la jugada siguiente llegó el tanto de Benzema, en jugada que comenzó Marcelo e Isco, aprovechando la caída de un defensor, le cedió la pelota a Benzema que llevó la primera alegría a la grada. En ese momento era líder y continuaba invicto condición que sólo comparte con el Villarreal entre los que encabezan la clasificación.

Hubo minutos en que el Madrid se hizo con el ritmo, pero acabó por complacerse y aminoró la velocidad. Los bilbaínos no se rindieron y atacaron con más frecuencia de la deseada por los madridistas. La consecuencia fue el empate de Xabi Merino que vino a demostrar una vez más que el equipo madrileño es vulnerable. Recibe más goles de los que en teoría le correspondería.
El Madrid tiene defensa poco fiable pese a los nombres En estos momentos la eficacia de la zaga se ve disminuida por la ausencia de dos hombres fundamentales en el conjunto: Modric que dirige y Casemiro que corta. Son dos futbolistas que no tienen difícil relevo. A ello hay que unir la falta de colaboración de los tres delanteros a quienes les falta sentido de equipo. Van a los suyo y difícilmente reculan para echar una mano a centrocampistas y defensas.

El Madrid se está acostumbrando a ganar in extremis. Hay demasiada fe en la épica. Williams tuvo dos oportunidades para batir a Navas y tras el tanto de Morata tuvo de nuevo oportunidad para marcar. No es bueno acabar pidiendo la hora.

Posdata. Paco Gento es nuevo presidente de honor. Ganó seis copas de Europa y, pese a ello, en cierta ocasión un portero le cortó el paso.