Cuarto empate y Zidane, firme

Zidane

Haya Paz. Aquí no pasa nada. Florentino Pérez no se va a poner nervioso. Zinedine Zidane no está en cuestión. La Liga es muy larga y empatar tampoco es una tragedia. Habíamos quedado en que el amarillo era gafe y de ahí que no ganara a Las Palmas, Villarreal y Borussia de Dortmund, lo inesperado es que siguiera padeciendo el síndrome de lo azulgrana. Empatar en casa con el Eibar es solamente un dato para la historia. Se entiende, para la de los eibarreses que ya han hecho la machada de empatar en el Bernabéu.

Casemiro está lesionado y con su ausencia el equipo no tiene la fortaleza defensiva necesaria. Sin Modric, el centro del campo tiene menos capacidad de producción de buen juego. La ausencia de Sergio Ramos es menos lesiva. A fin de cuentas dado que no está en su mejor momento y no hay partido en el que no cometa un error, con Pepe y Varane los problemas también se suelen resolver.

En cualquier club, comienzo liguero tan decepcionante sería poner a las fuerzas vivas, o sea los medios informativos, en ascuas y pronosticando dudas. Aquí no caben. Ni que se ponga de manos Cristiano. Zidane es inamovible. Zinedine es como de la familia.

En Madrid, los dramas suelen ser menos. Cuando en los medios se comienza a hablar de inquietudes, el club suele salir a la palestra para mostrar tranquilidad. Cuanto ha sucedido hasta ahora no modifica los planteamientos del club. Sólo en contadas ocasiones desde la dirección se han sugerido medidas correctoras. Ello no obsta para que exista cierta tradición de echar a entrenadores tras una temporada triunfal incluso después de haber ganado no Copa de Europa. Tal oportunidad no está ahora en el programa.

El Atlético celebró en Valencia el cincuenta aniversario de la inauguración del Vicente Calderón. Aquél día empató a un tanto con el Valencia. Ayer ganó en Mestalla con autoridad. Le está tomando gusto a la cabecera de la Liga. Sigue partido a partido aunque también haya sumado algún resultado poco entusiasmante. Ya hay quienes lo colocan como máximo aspirante a ganar el campeonato.

Posdata. El Valencia ya ha sido examinado por el nuevo entrenador. Prandelli sabe que al equipo le faltan un central, un centrocampista y un nueve.

Sobre el autor de esta publicación