Habrá fricciones entre Zidane y Cristiano

Ronaldo

La Liga de Campeones va a poner a prueba a Zidane. Las últimas decisiones el entrenador, sobre todo la de dar descansos a Cristiano, van causar más de un desencuentro con el jugador. El futbolista no atraviesa su mejor momento. Físicamente no parece recuperado totalmente de los problemas que padeció. Mentalmente está entrando en fase de protesta que por el momento es callada y de gestos, pero que puede entrar en fricciones que pueden poner el vestuario en divisiones. En situaciones similares acaban creándose fracciones y Cristiano, seguramente, tendrá compañeros a favor.

Las grandes figuras suelen presentar batalla a los entrenadores cuando estos deciden tomar decisiones basadas en lo técnico. Normalmente estas cuestiones acaban pareciendo absolutamente personales. El ídolo cree que sufre persecución y de ello hace una guerra contra el responsable del equipo. Cristiano no se resignará a ser sustituido cuando Zidane considera que no soporta físicamente el ritmo del partido o por cuestión psicológica acaba siendo acompañante en lugar de protagonista. Cristiano ha perdido presencia en los últimos partidos y de ahí que su aportación haya estado muy por debajo de su demostrada calidad. Zidane le ha dado descansos porque considera que le conviene y favorece al rendimiento general.

Ninguno de los grandes jugadores que ha habido en los mejores clubes ha sabido adoptar postura de modesto colaborador a quien se han de pedir responsabilidades sin que ello suponga exigencias por su parte. Tal vez aún no se ha llegado a la guerra entre Cristiano y Zidane. Momentáneamente, el futbolista aún no ha puesto pies en pared, pero la cara con que salió del terreno de juego en Las Palmas es símbolo inequívoco de que no acepta de buena gana ser sustituido.

Si Cristiano persiste en actitudes frontales al entrenador puede acabar por hacer correr la especie de que tal vez en tal situación traspasarlo cuando todavía tiene valor en el mercado, podría acabar siendo buena operación. Cristiano no es más importante de lo que fue Di Stéfano y éste terminó jugando en el Español con Kubala de compañero, futbolista que también había salido del Barça tras haber sido el mayor ídolo de la historia barcelonista. Dos figuras históricas se unieron en el destierro.

Florentino Pérez tal vez tiene más mano izquierda de la que tuvo Santiago Bernabéu en su momento. Por esta razón cabe suponer que sabrá poner de acuerdo a entrenador y jugador. La inmediatez de los partidos de Liga de Campeones obliga a templar gaitas. Tras dos empates decepcionantes en Liga el equipo precisa un buen golpe de efecto. El Borussia de Dortmund no es adversario para filigranas. Es partido serio en el que un futbolista como el portugués tiene que dar la mejor nota. Está obligado a evitar que el técnico continúe creyendo necesarias sus sustituciones.

Posdata. Marcelino está en paro. Fue despedido por su empresa y la Federación le niega el derecho de todo trabajador a seguir empleado. Los reglamentos futbolísticos contravienen leyes laborales que afectan a todos los ciudadanos.

Sobre el autor de esta publicación