Lopetegui aporta el “coaching”

La Roja está en capilla, en vísperas del debú del nuevo seleccionador, Julen Lopetegui. Pero de éste no sabemos casi nada. Hemos conocido su lista con grandes ausencias y notables novedades. Ya hay quienes se han lanzado a la arena para proclamar que el Madrid ha cobrado peso en la selección. Es la contra a los felices años de títulos en que la mayoría era barcelonista. De lo que se cuece en la concentración se sabe que el técnico ha recurrido al “coaching” nueva palabrota que se nos cuela en el idioma deportivo, tras lo de jugador franquicia, que está tan de moda, y la Liga Regular que al parece no es la buena. De Julen se desprende que cuenta con un profesor para que nos enfrentemos al “coaching”.

Esta fórmula psicológica de levantar los ánimos, de hacer creer a los futbolistas en su potencial, tuvo antecedentes cuando solamente se hablaba de contratar un psicológico. Claro que el primer antecedente de los vestuarios era el cura del club con el que se pedían ayudas divinas para marcar goles. El del Atlético, el veterano don Pablo, acudía al estadio con sotana y teja. Don Pablo era muy trentino. Conocí a mossen Elías Llagaria, del Valencia, que era mucho más liberal.

En el Madrid, por medio de Benito Floro, se contrató un psicólogo que los jugadores tomaron a chacota. Les importaban una higa las reflexiones del profesor que les invitaba a salir al campo en buenas condiciones mentales y hasta le recomendaba ciertas actitudes en los entrenamientos. No tuvo éxito la iniciativa. En el caso de Lopetegui se pretende con Juan Carlos Álvarez Campillo, instructor en liderazgos, según han comentado.

No creo que los futbolistas se convenzan de tales métodos a pesar de que prácticamente, en el resto de los deportes existen, colaboradores que animan a los deportistas a creer en sus posibilidades. El fútbol siempre ha ido por detrás en cuestiones de este tipo. La ciencia más apreciada ha sido siempre la de las grandes frases pronunciadas por dirigentes que han competido con filósofos del borceguí de cada época. Por ejemplo: “fútbol es fútbol”, “ganaremos sin bajar del autobús” y más recientemente lo de Simeone de “partido a partido”. El fútbol como todo planteamiento metafísico ha sido lo de “la moral del Alcoyano”. La otra gran aportación científica ha sido “tener un hijo de penalti”.

Habría sido conveniente que supiéramos cuáles son las ideas concretas de Lopetegui, sus fórmulas de juego. Antiguamente, cuando sólo había “el parte” de Radio Nacional, que tenían que transmitir todas las emisoras, estas decían aquello de “estamos a la espera de conectar con Radio Nacional”. Nosotros estamos a la espera de conectar con el juego que nos plantee Julen. Sólo conocemos lo del “coaching”.

Posdata. La gran novedad de Lopetegui es la propia lista. Ha contado con quienes le sirvieron de plataforma de lanzamiento en las selecciones inferiores.