Barça y Madrid cubren expediente

Barcelona y Madrid están cubriendo el expediente. El Barça ganó casi sin despeinarse al Celtic de Glasgow y el Madrid, que ganaba limpia y claramente en el descanso al Chelsea, acabó casi acorralado y con victoria mínima. Los barcelonistas echaron mano de La Masía y los madridistas recurrieron al Castilla y adyacentes para acabar el encuentro. Los azulgrana ofrecieron una pequeña muestra de su potencialidad con la alineación de Lionel Messi durante unos minutos. A los del Bernabéu les bastó con poner en cancha a Marcelo para convertir la primera parte en paseo militar como decían las viejas crónicas.

En Madrid siempre ha habido dudas sobre Marcelo porque se han ponderado sus virtudes como atacante y le han restado importancia en lo defensivo. El Bernabéu vivió enamorado de Roberto Carlos durante unas temporadas y a Marcelo le costó entrar en el aprecio de los socios. Llegó un invierno en el que el presidente Ramón Calderón fichó a éste, Gago e Higuaín. A los tres les costó contar con minutos en la titularidad. Gago fue en menos fiable y acabó yendo de Herodes a Pilatos y regresó a Argentina donde se ha mantenido en su línea de irregularidad.

Higuaín gozó de división de opiniones y al club le pareció mejor fichar figuras que le fueran tapando el paso. Ha necesitado jugar en el Nápoles para convertirse en gran figura y protagonizar una de los fichajes del verano. Marcelo se ha quedado aunque en algunos momentos hubo tentaciones de darle la boleta. Ha vuelto a demonstrar que su participación en el equipo deber ser tan fundamental como las de los astros de la delantera. Merece mayor recompensa popular. El público debe agradecerle su predisposición para resolver problemas de ataque cuando los de delante no hallan el hueco. En ocasiones es un extremo a la antigua usanza de los que abrían las defensas contrarias.

El Barça recurrió a jugadores de la cantera para vencer al Celtic y las pruebas fueron más que satisfactorias. Samper, en el centro del campo, volvió a mostrar buen manejo del balón y criterio para la conducción del equipo cuando hay que fomentar el ataque. En la zaga apareció Cámara que debe poner en aprietos a Jordi Alba y, presumiblemente, tras la venta de Adriano, tendrá ocasiones para ocupar la banda en más de una ocasión.

Madrid y Barcelona contra el Chelsea y Celtic mostraron la cara canterana de la que debe salir el futuro. Los barcelonistas lo tienen más fácil porque en el Madrid hay jugadores a quienes nadie osará sentarles un ratito en el banquillo aunque arrastren malos partidos. Los jóvenes siempre acaban sufriendo por el respeto que los entrenadores tienen por determinados futbolistas.

Posdata. Falló el Atlético en Australia, pero tampoco es para rasgarse las vestiduras. Y, además, hay ilusión con la contratación de Gameiro.