La derrota con el PSG, muestra sin valor

La costumbre de planificar y disputar bolos durante la época estival, cuando no se puede contar con los mejores, o cuando no están los jugadores debidamente preparados, suele proporcionar algunas derrotas. La primera salida del Real Madrid, con su nombre y sin los mejores de su plantilla ha costado un mal resultado ante el PSG, entrenado por Unai Emery, que se ha podido marcar el primer éxito en su estrenado equipo. En otras circunstancias perder contra el conjunto parisiense podría haber proporcionado desazón y fuerte preocupación. Sin embargo, perder con un equipo plagado de suplentes, jugadores de la cantera, incluido el hijo del entrenador, el joven Enzo Zidane, ha sido simplemente una muestra sin valor.

El Madrid, que perdió con el PSG, contó con unos minutos de Marcelo, autor del gol de penalti, Carvajal, Isco, Jesé, Casemiro, Kovacic, Lucas Vázquez y el recién incorporado Morata. Las ausencias eran tantas y tan importantes que su solo enunciado prepara para comprender las razones del resultado. Emery pudo alinear a Di María, Cavani, Thiago Silva, Pastore, Kurzawa y los autores de los goles, Ikoné y Meunier, éste doble goleador.

El Madrid sin Pepe, Ramos, Benzema, Bale y por supuesto sin Cristiano, es un proyecto de equipo aspirante a ganar títulos. Con los muchachos que están por llegar aunque uno de ellos, Asensio, que hizo gran campaña en el Espanyol donde creció y llama a las puertas de los primeros lugares, el entrenador pueda plantearse su participación dándole más minutos que a James por ejemplo.

Lo sucedido en América cambiará desde el momento en que Zidane pueda contar con los mejores. La Eurocopa ha propiciado la prolongación de las vacaciones y lo realmente preocupante sería que los viajes fueran tan excesivos que se llegara al primer compromiso, contra en Sevilla en la Supercopa de Europa, con el equipo solamente embastado. El caché se gana hasta en los encuentros amistosos y los bolos veraniegos.

Posdata. En Villarreal tiene fe en los brasileños. Ahora le va a dar nueva oportunidad a Alexander Pato, que en primera salida europea no triunfó en el Milán.