Iniesta, “Rey del algoritmo”

El algoritmo de Euclides que permite estudiar el máximo común divisor y el mínimo común múltiplo, puede pasar, de ahora en adelante, como el algoritmo de Iniesta porque de tal sistema matemático se ha servido la UEFA para designar el equipo ideal europeo y con su aplicación el jugador español se ha quedado fuera del mismo. El algoritmo es nuevo concepto que ha llegado al fútbol. Hasta ahora nuestro lenguaje se había llenado de palabras procedentes el inglés y sus derivaciones y traducciones nos habían aportado larga serie de neologismos. Matías Prats, con su verbo florido nos aportó los prolegómenos, le cepa del poste, posición teórica del antiguo medio centro y el esférico, entre otros conceptos, algunos de los cuales eran desconocidos para los radioyentes de los años cuarenta. Fue su aportación a la cultura balompédica. Lo del algoritmo es pura metafísica, es decir como su nombre indica está más allá de la física. Es cuestión matemática y conviene recordar que fue cosa de Euclides no vaya a ser que pase a las crónicas como aportación de Ángel María Villar, que preside ahora la UEFA.

Confieso que es para aplaudir que unos señores que componen el senado de la Eurocopa se las hayan agenciado de tal modo para evitar que Iniesta, el mejor de cada partido, no pueda estar entre los once mejores. Al manchego le debe importar una higa que lo designen el más importante futbolista de cada encuentro que ha disputado y luego se la den con queso en lo tocante a ser designado la esencia futbolística del centrocampismo.

Con la fama de corruptos que tiene algunos dirigentes del fútbol mundial y europeo no es de extrañar que lo mismo que votan para designar sedes mundialistas o europeístas, por medio de corruptelas que ha tenido que desentrañar el FBI, también metan mano en la sabiduría de Euclides para sus componendas. El algoritmo nos ha retrotraído a los conceptos más rimbombantes de la ciencia como el de la diezmillonésima parte del cuadrante del meridiano terrestre que pasa por Greenwich para decir sencillamente que es el metro.

Los juegos de pelota tienen su origen en Grecia hasta el punto de que Nausica despierta a Ulises de un pelotazo lo que debe constar en la historia como el primer acto de violencia en el deporte. Siglos después fue elevado a la magnificencia por los ingleses con los partidos de carnestolendas que se disputaban en Derby.

El algoritmo de Euclides será la nota científica de la Eurocopa de Francia. El jugador el Barça quizá consiga de nuevo el triunfo en el torneo. Pero ello no será óbice, valladar o cortapisa para que se le acabe designando como el “Rey del algoritmo.” Como mejor jugador será otra cuestión. Siempre nos quedará París.

Posdata. Cristiano sigue sin marcar un gol de libre directo. Lo del penalti es borrón y cuenta nueva.