El Atlético quiere otra revancha

Barcelona y Sevilla aún están celebrando sus éxitos y el relevo pasional está ya en Milán donde Madrid y Atlético jugarán la revancha de hace dos años en Lisboa. El equipo del Calderón en plan revanchista ya se la tomó cumplidamente con el Bayern que le derrotó en la final de Bruselas y, a pesar de los años, estaba todavía en la memoria colchonera. Los del Manzanares puestos en la tesitura de seguir obteniendo recompensas por los fracasos pasados tienen ahora su punto de mira en los madridistas, que naturalmente acuden a la disputa de la gran copa europea con el factor histórico a favor y la titulación de favoritos.

Joaquín Caparrós, magnífico entrenador que está a la espera de una oferta para la próxima temporada, creo que acertó cuando dijo que enfrentarse al Barcelona era ir al dentista. Caparrós debe tener memoria de los odontólogos de antaño que te arrancaban una pieza y salías de la clínica con la mano en la mejilla para mitigar el dolor. Las clínicas dentales ya no son como las que recuerda Caparrós, pero la comparación con el Barça es acertada. Le pasó al Sevilla en la final de Copa y les seguirá pasando a todos sus adversarios excepto excepciones.

Jugar contra el Atlético entiendo que siguiendo la metáfora de Caparrós, es peor que ir al dentista. Te hace sufrir desde el momento en que entras en la cancha. Simeone ha conseguido montar un equipo aguerrido, peleón hasta la extenuación. Incansable hasta que el contrario baja los brazos.

No hay equipo que pelee más por la posesión de la pelota. Es bien cierto que con ella no hace juegos malabares, no inventa grandes prodigios, pero quitársela exige permanente decisión y no esconder la pierna una sola vez. El equipo del Calderón sabe que con su juego solidario, su presión constante y su defensa, a veces heroica, es capaz de mantener a su guardameta imbatido. Godín es el mariscal del área y tiene la gran virtud de aprovechar también el juego aéreo en el área contraria. El Madrid aportará más calidad y el Atlético más coraje, más fortaleza de ánimo. En el fútbol hay muchas ocasiones en que gana quien más corre. En ello, a los colchoneros hay pocos que les ganen.

Posdata. Hay varios equipos sin entrenador. Paco Jémez merece que se lo rifen.