El Atlético no halló luz en el Philips

atletico_opinion

El Atlético necesitaba resultado que le permitiera llegar a la vuelta en el Calderón con ventaja para pasar a cuartos como, presumiblemente, harán Barça y Madrid. En el campo del Philips no se le hizo la luz. La primera parte la jugó en penumbra. En la segunda, expulsado Pereiro, atacó con más fe. Buscó más entradas por las bandas y con la incorporación de Torres por Vietto buscó más remate y no lo halló. Simeone cambió a Saúl, tras un esfuerzo extraordinario, por Correa para buscar más imaginación en el área y todo quedó en acoso sin derribo. El empate, sin goles en contra, le pone la eliminatoria favorablemente.

El Atlético goza de una gran defensa. Es muy difícil hacerle goles. Tanto como que los marque. Fuera de casa el equipo madrileño es bastante fiable porque al contragolpe puede conseguir el triunfo. En casa la cuesta más. En Eindhoven, Simeone no planteó un juego alegre y al ataque. Le pudieron haber bastado las dos primeras ocasiones para marcar si Vietto y Griezman hubieran aprovechado el pase lago a la espalda de la defensa holandesa. Ninguno de los dos solventó favorablemente el mano a mano con el guardameta. Habría sido la justificación de su fútbol más recio que estilista.

PSV y Atlético se respetaron. Arriesgaron muy poco y resolvieron torpemente las oportunidades. La de los holandeses la recordarán durante mucho tiempo porque era casi imposible no marcar. Ambos equipos practicaron un juego insulso. Hubo poco manejo del balón con criterio. Al Atlético se le acusa de ser poco expeditivo delante y ello quizá podría justificarse con la falta de mando en el centro del campo. No hay batuta que dirija a la orquesta. Se juega a impulsos. Tanto que más que a partido a partido se juega a minuto a minuto. No hay planteamientos definidos. Vale el ímpetu, la fuerza.

El PSV hubo un tiempo que mejoró al Ajax y dio sentido al eslogan de su marca: mejores no hay. Han cambiado los tiempos y la liga holandesa se ha llenado de jugadores con apellidos de origen español lo que demuestra la caída de las canteras caseras.
Posdata. Godin tuvo un acto antideportivo. Hizo teatro para que expulsaran a su compatriota Pereiro por segunda tarjeta. No pareció ni falta.