La Liga crece en violencia

Messi

La Liga se está embruteciendo. Ya son demasiadas las acciones violentas en partidos de cierta trascendencia. De momento, los más perjudicados están siendo los futbolistas el Barcelona. Les dieron en Cornellá sin que González González tomara alguna decisión que llevara a la calma. Las recibieron todas ante el Athletic Club, que sigue empeñado en considerar a Neymar enemigo público número uno. Acabaron recibiendo entradas duras del Atlético de Madrid equipo que juega con ímpetu y que en el Camp Nou perdieron la cabeza Filipe Luiz y Godin que fueron justamente expulsados.
Undiano Mallenco no dudó en castigar a los dos futbolistas del equipo madrileño, pero no es esta actitud la que está caracterizando a sus colegas en la presente temporada. Cierta actitud viene de antaño y es la de castigar más un mínimo protesta o un desplazamiento de balón o pérdida de tiempo que una patada. La historia del fútbol español cuenta con graves lesiones que no tuvieron ni siquiera amonestación.

Filipe Luiz no es jugador violento y, sin embargo, se le fue la especie con una patada a la rodilla de Messi que causó horror aunque afortunadamente todo quedó en dolor momentáneo rojez en la zona del golpe. El hecho produjo angustia porque todos imaginamos lo peor. Godin nunca ha pertenecido al cuerpo diplomático y también se excedió en dos jugadas. En la segunda el árbitro no tuvo otra opción que mandarle a la caseta.

Empieza a ser preocupante que entre los defensas no haya dureza más enfrentamiento que el que sufre Neymar, que está más en el suelo que de pie. Es estomagante que algunos justifiquen los porrazos que sufre con el pobre argumento de que con sus bicicletas y juegos a veces malabares incita a los contrarios. Está cundiendo la idea de que los artistas molestan. El fútbol es un espectáculo y el espectador supongo que se debe solazar más que el ingenio que con lo rudo, rústico y racial.
Anoche, en el Bernabéu, estaba ganando por 3-0 el Madrid y Cristiano hizo una jugada espectacular, ingeniosa, propia de jugador de gran calidad. Acabó en gol y fue para que se aplaudiera durante varios minutos. El Madrid goleó al Espanyol, pero de todo cuanto sucedió en el campo merece la pena quedarse con la jugada de Cristiano. Espero que no digan que provocó a los adversarios por hacer tal malabarismo cuando ya el resultado estaba decidido.

Posdata. El Valencia tiene peor equipo que el que descendió a Segunda hace unos años.

Sobre el autor de esta publicación