España e Inglaterra ya no juegan políticamente

Diego Costa

Los partidos España-Inglaterra hubo un tiempo en que tuvieron más morbo político que deportivo. Hubo ocasiones en que se jugaba más por reivindicar Gibraltar que por ganar deportivamente. El 15 de mayo de 1929, España derrotó a Inglaterra a (4-3), en el desaparecido Estadio Metropolitano de Madrid, con dos goles de Gaspar Rubio, que le costaron veinte duros a la Federación, porque había pactado con el delantero cincuenta pesetas por cada diana, y aquello fue una gran fiesta porque los ingleses nunca habían sido derrotados fuera de su país. Lazcano y Goiburu marcaron los otros dos tantos.

Para el régimen franquista el gran triunfo fue en Río de Janeiro durante el Mundial. El 1-0, con gol de Zarra, sirvió para que el régimen hiciera uso político del hecho. Por Radio Nacional de España, Armando Muñoz Calero presidente de la Federación dijo: Al mejor Caudillo del mundo: Excelencia, hemos vencido a la pérfida Albión”.
Zarra fue elevado a los altares. Se le utilizó a pesar de que tenía otros méritos para ser enaltecido. Durante años se le hizo vivir aquel triunfo. Otro hecho extraordinario fue la victoria conseguida en Wembley (1-2) con goles de Satrústegui y Zamora, jugadores de la Real Sociedad. Coincidió aquella jornada con la liberación de Quini, quien había estado secuestrado 24 días antes por unos malhechores que lo tuvieron retenido en una cueva del río Huerva de Zaragoza. Fue el 25 de marzo de 1981.

Lo que se juega hoy es un amistoso en el que ambas selecciones pretenderán añadir a sus historiales una victoria más. Los ingleses están intentando recomponer su equipo. Desde 1986 en que ganaron el Mundial en su casa, y de forma más que discutible desde el punto de vista arbitral, no han vuelto a tomar una copa.

Vicente del Bosque sigue sin renunciar a sus clásicos y de nuevo ha seleccionado al hispanobrasileño Diego Costa. Con este futbolista existe un cargo de conciencia porque se le ofreció La Roja si se nacionalizaba y ahora cuesta dejarle en la estacada. Un delantero, sobradamente contrastado, con el equipo nacional no acaba de cuajar, Tendrá nueva oportunidad.

Posdata. Estúpidos hay en todas partes. En Alicante ya han aparecido los masdridistasnacionalistas para silbar a Piqué.

Sobre el autor de esta publicación