Cristiano, como la princesa, está triste

Cristiano Ronaldo

En el Real Madrid hay preocupación por la actitud de Cristiano. En el club se están dando circunstancias impropias de lo que ha sido la costumbre de la casa. Iker Casillas no tuvo la relevancia de la entidad en el momento de recibir de manos del presidente del Gobierno la Gran Cruz de la Orden del Mérito Deportivo. A Casillas, estos detalles ya le interesan poco. Salió del Bernabéu y mira hacia adelante. No es el caso de Cristiano. Florentino Pérez no acudió a Londres a presenciar el estreno de la película que han dedicado al niño bonito de la plantilla y le ha dolido. Se considera lo suficientemente importante para que el club le preste toda clase de atenciones. En Londres se sintió solo. Como Casillas en la Moncloa.

Esta cuestión protocolaria no sería trascendente si no fuera porque el jugador no está rindiendo a la altura de lo que se espera de él. En el equipo no ha sido decisivo en los recientes encuentros en que habría sido fundamental que se explayara futbolísticamente. El asunto profesional tiene mayor trascendencia que lo estrictamente publicitario. La visita del París Saint Germain disparó toda clase de rumores. Se adjudica al futbolista la frase al entrenador parisiense, según la cual, le gustaría trabajar con él. Florentino tomó nota del cuchicheo entre futbolista y técnico francés y pidió explicaciones. El representante del jugador, Jorge Mendes insiste en que Cristiano desea retirarse en el Bernabéu. Sin embargo, éste, siempre que puede, lanza al mercado la incógnita de que no se puede saber que le aguarda el futuro.

En el caso tiene algo que decir, pero callará, el entrenador del equipo, Rafael Benítez, que trata de cambiar un poco el sistema de juego y al portugués no le agrada nada que se le aparte de la zona izquierda desde la cual suele atacar mejor y se le obligue a deambular más por el centro del la vanguardia. Todavía no ha surgido la polémica sobre el posible y futuro enfrentamiento entre Cristiano y Bale. Éste, últimamente, parece que goza de mayor credibilidad. Cristiano ya superado la barrera de los treinta años, edad a la que se le supone comienzo del declive. Bale está en los veintiséis. Más futuro.

Posdata. La ausencia de Aritz Aduriz de la selección sigue siendo incógnita. Está en el mejor momento de su carrera deportiva.

Sobre el autor de esta publicación