Casillas, Orden del Mérito, por méritos sobrados

Casillas

El deporte mundial está acosado por los engaños en lo tocante al dopaje, manchado en los cinco continentes por individuos que han ejercido chantajes y exigido comisiones para la concesión de sedes mundiales de fútbol y hay pringados económicamente en tal cantidad que ya ha habido algunos en prisión. En medio de tales chapuzas, en Madrid se ha podido vivir el homenaje a un futbolista extraordinario como ha sido Casillas. Iker, en La Moncloa, ha sido casi un placebo para olvidar, aunque sea momentáneamente, las vergonzantes actitudes de gentes que han visto en el deporte un negocio para truhanes. Casillas ha sido la foto benefactora de día.

El actual guardameta del Oporto ha recibido de manos de Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, la Gran Cruz de la Orden del Mérito Deportivo por su impecable historial. En el acto dio la impresión de que sólo era jugador del Oporto. Es decir, que su historial no existe. El Madrid no tuvo protagonismo, como habría sido lógico, en el acto. Casillas en su breve discurso ha vuelto a proclamar la idea que le haría feliz: que se le recordara tanto como futbolista como ser humano que siempre trató de hacer el bien.

La historia de Casillas no puede ser olvidada nacional e internacionalmente. Ganó cinco Ligas, dos Copas del Rey, tres ligas de Campeones, un Mundial de clubes, dos Copas Intercontinentales y dos Supercopas de Europa. Todo ello en el Madrid, o sea, en el club que ayer no se volcó para felicitar a quien ha sido su capitán. Y el de la selección española con la que ganó dos Eurocopas y un Mundial. Tales méritos deportivos justificaron sobradamente que el Consejo de Ministros le concediera la máxima condecoración que existe en el mundo del deporte.

Los rusos quizá no participen en los próximos Juegos Olímpicos en las pruebas de atletismo, Franz Beckenbauer está tocado por el Mundial de 2006 que organizó su país y del que fue figura principal. Ya ha dimitido el presidente de la Federación de Alemania, Wolgfang Nierdersbach por la misma historial del torneo mundialista. Los historiales como el de Casillas compensan las fechorías de los filibusteros.

Posdata. Ha fallecido Miguel San Román “el Pechuga”, nueve años portero suplente en el Atlético y, sin embargo, un símbolo colchonero por encima de grandes jugadores titulares.

Sobre el autor de esta publicación