La UEFA fomenta guerra de banderas

esteladas_candau

En Barcelona, el partido era casi de lo de menos. Se suponía que la victoria no se escaparía, y tal complacencia se adornó con la aparición de miles de senyeras esteladas. La Uefa sancionó al club por la aparición de tales enseñas en su campo y otros estadios y, momentáneamente, decidió aplazar los castigos. La Uefa ha sido, en definitiva, banderín de enganche para que los barcelonistas independentistas, como respuesta, acudieran al Camp Nou con más enseñas que nunca. La institución futbolística europea se metió en un jardín y ha conseguido calentar los ánimos. Ahora, por tales manifestaciones, veremos como al Barça, en la Liga, lo recibirán con miles de banderas nacionales.

El Barcelona remachó su clasificación para la siguiente ronda con la victoria ante el Bate Borisov, con dos goles de Neymar, uno de penalti, y Suárez. Ambos, junto a Busquets e Iniesta, conducen al equipo hacia el triunfo aunque cueste. No era adversario de cuidado y pese a ello costó sentenciar el duelo. Tal y como se están desarrollando los partidos de la ronda no se puede afirmar que los equipos españoles estén en su mejor momento. Barça y Madrid no están proporcionando más alegrías que las victorias. Juego que entusiasme, menos.

Tampoco el Atlético está firme aunque, momentáneamente, sigue con plenas aspiraciones. Peor es lo del Sevilla, aplastado por el Manchester City en Nervión y más lamentable lo del Valencia que arrastra mala planificación, fichajes caros e insatisfactorios y juego insulso cada partido. Nuno ha perdido el oremus, no sabe a qué jugar, ni siquiera tiene clara su alineación titular y es vengativo como demuestra con la condena a Negredo. En Gante, nueva derrota. Y Mestalla, a punto de estallar.

Media hora necesitó el Barcelona para marcar el primer gol de la noche al Bate Borisov. Media hora en la que ya había sufrido la lesión de Rakitic, otra oportunidad para reclamar a los dirigentes del club que en la próxima temporada planifiquen mejor. Las lesiones musculares, abundantes en el Barça y el Madrid, se atribuyen a la deficiente preparación que padecen los futbolistas. Juegan partidos sin haber descansado, hacen viajes de muchas horas, no tienen tiempo para reponerse y compaginan los compromisos de sus clubes con las llamadas para las selecciones nacionales. Y Barça y Madrid no son la excepción. Es desgracia general.

Rakitic fue relevado por Munir, que, en realidad, es un extremo aunque la moda actual denomina a los jugadores de banda como centrocampistas. Me gustaría que alguien me demostrara que quienes corren por la línea y tienen la obligación de centrar balones al área son jugadores de características similares a un Xavi, pongamos por caso. Claro que tales consideraciones no conducen a nada. En el Camp Nou valió ganar con la pareja mortal, Neymar y Suárez, sin necesidad de recordar a Messi.
Posdata. Neymar, Messi y Mascherano perseguidos por Hacienda. Benzema pasó la noche de ayer detenido en una comisaría en Francia.

Sobre el autor de esta publicación