El Madrid, con suerte, más líder

psg

Si el Paris Saint Germain hubiera ganado el partido, seguramente, habríamos visto titulares como “baño al Madrid”, “descalabro madridista” u opiniones similares. Porque sucedió que jugó mejor el conjunto parisiense. Tiró más a gol creó más oportunidades, manejó la pelota con más precisión, robó con más asiduidad y en muchos minutos jugó a triangular con la calma de un entrenamiento. El PSG es equipo hecho a base de talonario, pero ha reunido un gran conjunto, posee futbolistas de gran calidad y en el Bernabéu estuvo falto de puntería.

Se lesionó Verrati y fue sustituido por Rabiot, Ibrahimovic disparó un par de veces, también lo hizo Di María y pasada la media hora se lesionó Marcelo. Nacho, un chico para todo, es eficaz y solvente en los cuatro puestos de la zaga, y casi sin preparación saltó al terreno de juego. Un despeje fallido de la zaga parisiense y una salida de pata de banco del guardameta Trapp permitió a Nacho tirar a gol casi sin ángulo y puso a su equipo con ventaja. Trapp hizo honor a su apellido y cantó como lo hizo la famosa familia del mismo apellido. Fue un regalo inesperado.

Era para desesperarse viendo como el PSG manejaba el tempo, arrinconaba al Madrid y en cada ataque avisaba con peligro. Keylor Navas tuvo menos trabajo del que se podía suponer con un conjunto adversario siempre cerca de su área, porque los grandes disparos sólo rozaron el poste y el mejor remate de Di María dio en el larguero. Con anterioridad Rabiot había hecho lo mismo.

Hacia el final del encuentro el PSG perdió parte del control y pareció que estaba ya resignado a su desgracia. La entrada de Lucas Moura pareció que le daba mayor peligrosidad, pero ya no hubo posibilidad de modificar el resultado. El Madrid en partido sin grandes méritos afianzó su liderato en el grupo.

Simeone comentó antes el partido con el Astana que no había que hacer cuestión del clima, el estado del césped o cualquier otra circunstancia. Lo importante para el entrenador rojiblanco era que su equipo mantuviera la actitud luchadora que le ha caracterizado en los últimos años. Y fue ahí donde el equipo se desdibujó. Contra un equipo sin pedigrí, aunque se ha clasificado dos años para la Liga de Campeones, lo que no debe ser muy difícil en su Liga, el Atlético mostró su versión más anodina.

Al equipo madrileño le faltó su característica más importante. El Atlético, sin garra, sin ansias de victoria pierde la identidad de que le ha dotado su entrenador. No es grave el empate en la capital cazaja porque aún puede ser incluso primero del grupo. Sin embargo, dados los últimos resultados en la Liga, poco entusiasmantes y la igualada en terreno que se presumía favorable habrá que preguntarse por las razones que han creado inseguridad en el conjunto.

El Sevilla falló ante el Manchester City en casa y con ello confirmó su incierto caminar en la presente temporada.
Posdata. Cristiano también estuvo en la alineación del Madrid.

Sobre el autor de esta publicación