Keylor Navas, en la peana madridista

A Iker Casillas se le bendijo en los medios madrileños y se le denominó El Santo. Ciertamente ganó más puntos para el equipo que cualquiera de los delanteros aunque se llamase Cristiano. Ahora, en la peana está Keylor Navas. Se lo ha ganado. El portero, que fue recuperado del aeropuerto de Barajas cuando se iba traspasado al Manchester United, por el cambio de cromos con De Gea, que no se llevó a cabo, se ha transformado en el héroe de cada tarde. El dominicano, que llegó a España sin gran pedigrí, que se consagró como guardameta interesante y triunfó internacionalmente con su selección, no estaba considerado cancerbero con suficiente categoría para cubrir la meta en la que ha habido grandes jugadores y finalmente se ha ganado un lugar en la orla madridista.

No lo tuvo fácil el Madrid en Vigo y acabó venciendo porque sus tres goles habrían quedado en pura estadística de no mediar la actuación extraordinaria de Keylor. Se quedó inesperadamente cuando ya había soltado unas lagrimas al verse ninguneado. Hizo eso que se dice de tripas corazón y ha sido este el que le ha permitido superarse sentimentalmente para hacerse a la idea de que tenía que ganarse el aprecio madridista. Volvió de Barajas prácticamente humillado y se ha levantado moralmente para seguir entrenándose con fuerza, con el mejor ánimo, para seguir creciendo profesionalmente. Nadie le puede restar méritos. No tiene el “glamour” que se exige a los extranjeros en el Madrid y, sin embargo, ya está en el podio de los mejores de la presente campaña.

En Madrid ha crecido Keylor y en Barcelona ya tiene pasaporte para la gloria azulgrana el uruguayo Luis Suárez, que junto a Neymar, ha sabido soportar el peso de la ausencia de Leo Messi. El brasileño se ha convertido en el mejor pasador del equipo y Suárez el idóneo rematador en ocasiones en las que el equipo, inesperadamente, las pasa canutas para superar a un equipo que, como el Eibar, sabe jugar en el Camp Nou sin la menor restricción mental, sin complejos.

Lo puso difícil el Eibar y en el Camp Nou se sufrió más de lo esperado. El Madrid entienden sus seguidores que, aunque gana, no juega a satisfacción. Los socios azulgrana tampoco están satisfechos con los suyos, Hay gran inquietud. Neymar y Suárez no son suficiente peso especifico para mantener al equipo en el mano a mano con el Madrid.