FIFA y UEFA también son “familia”

FIFA y UEFA, los dos grandes organismos que manejan el fútbol en el mundo, están en plena crisis y no se trata de cuestiones futbolísticas a las que deberían estar ligados sus trabajos. Los grandes mandatarios Joseph Blatter, y Michel Platiní están inhabilitados momentáneamente y, la acusación de corrupción que pesa sobre ambos, probablemente, les va a impedir a seguir optando a los cargos de los que hasta ahora han venido disfrutando.

La FIFA está ahora regida por el camerunés Isa Hayatou, sobre quien también se vierten sospechas. La UEFA está en manos del secretario general Gianni Infantino dado que Platiní no puede tomar ninguna clase de decisiones. Tras el telón de fondo está la imagen del bilbaíno Ángel María Villar, vicepresidente de la UEFA y a quien, por rango, corresponde tomar el mando aunque sea también de manera provisional.

Las elecciones a la presidencia mundial es probable que sean aplazadas. Por ahora solamente existe una sola candidatura la del príncipe jordano Alí Ben Al Hussein, quien ha afirmado la crisis actual es cuestión de liderazgo y por ello se postula a pesar de que ya fue adversario de Blatter y no consiguió vencerle.

El dirigente jordano, derrotado en mayo, se ve como única salida al problema actual en que el presidente elegido, Blatter, dimitió y ahora, además, se encuentra en el centro de la cuestión jurídica por el manejo de dineros. Platiní recibió de Blatter 1,8 millones de euros por colaboraciones que no han sido debidamente explicadas.

La concesión de los campeonatos mundiales a Rusia y Qatar fueron el punto de partida para perseguir el modo en que se habían repartido dineros para conseguir votos. La UEFA se reunió ayer en Nyon para programar las elecciones a su presidencia. La FIFA tiene todavía tiempo para la presentación de candidaturas. La elección está prevista para el 26 de febrero del próximo año. Antes veremos a más individuos inhabilitados y sancionados judicialmente. La vergüenza de la corrupción la desveló el FBI.

Posdata. Ningún directivo de la elite balompédica está libre de ser imputado. FIFA y UEFA, son dos grandes instituciones de “la familia”.