En Kiev, momento para protagonismos

pique

Toca de nuevo la selección. Lo que ya no vale es la polémica sobre Piqué. No se espera en Kiev que los espectadores hayan aprendido de los españoles y le dediquen sus silbatinas al defensa catalán. En Kiev hay madridistas aunque se supone que en número inferior al que se precisa para hacerse notar. En Ucrania, la cuestión del nacionalismo tiene su trascendencia dado el rechazo al espirita imperialista de Vladimir Putin que, seguramente, aspira a reproducir la extintiva Unión Soviética.

La Roja, salvado definitivamente el escollo de la clasificación para la Eurocopa del próximo año, no puede aspirar en este momento a otra cuestión que no sea la de consolidar el equipo en el que el relevo se está haciendo a pequeñas dosis.

Conviene que Del Bosque defina definitivamente con el sistema más idóneo dados los futbolistas de que dispone. Ante Luxemburgo, que no era piedra de toque dada su inferioridad, sirvió para que Alcácer confirmara que es delantero centro a la antigua usanza porque sabe estar en el área en el momento en que se filtran los balones con sello de gol.

El equipo debe confirmar a Thiago Alcántara para que sea el sucesor de Xavi. Hay que seguir concediendo protagonismo a Cazorla que si ejerce como líder en su equipo inglés no hay razones para que no pueda hacerlo en la selección. No hay discusión posible sobre los laterales y los centrales. Pese a la presencia futura de De Gea, Casillas se mantiene en la titularidad y aún no ha dado muestras de agotamiento. Los años no pasan en balde, pero todavía es guardameta que merece alguna confianza.

No hay otra cuestión discutible que no se refiera al sistema de juego. Las variables solamente hacen referencia a la combinación de números. Importa menos que sea juegue al 4-3-3 o al 4-1-3- 3. Las combinaciones son posibles, pero el equipo mantiene el toque como distinción y con la incorporación de futbolistas como Nolito las variantes sobre el contragolpe son soluciones estimables.

En Kiev importará menos el resultado, las pruebas y los protagonismos, que las decisiones que tome el seleccionador. Hay futbolistas que precisan más confianza, más apoyo por parte de Del Bosque.

Posdata: El delantero centro más en forma es el vasco Aduriz. Ya hay dudas metafísicas sobre su ausencia en la selección española.

Sobre el autor de esta publicación