Con Piqué, cuatro catalanes más

Piqué en Logroño

Las sanciones a Joseph Blatter y Michel Platini han dejado a Ángel María Villar al frente de la UEFA por ser vicepresidente. El argentino Vietto, tras marcarle un gol al Madrid, tal vez como castigo divino, que hasta para eso tiene influencias el club del Bernabéu, ha sido intervenido de apendicitis. Nunca se había constatado que herir al Madrid tuviera tales consecuencias. Fernando Alonso afirma que correrá dos años más con MacLaren. Garbiñe Muguruza ya es “maestra”. La Abogacía del Estado pide más de dos años de cárcel para Messi, en contra de la opinión de la Fiscalía. Y además, estamos pendientes de los silbidos a Piqué en Logroño donde juega La Roja con cinco catalanes y siete jugadores crecidos en La Masía.

El encuentro contra Luxemburgo, que se supone de trámite, con lo que España consumará su primer puesto en el grupo de clasificación para la Eurocopa, no ha tenido más noticia que los posibles aplausos o silbidos a Piqué. Da la impresión de que no existe otra preocupación. Ciertamente, no es de recibo que la gente la haya tonado con el central barcelonista y le haga pasar el mal trago constante cada vez que toca el balón. Sus declaraciones políticas, aún no ha dicho que sea independentista y las coñas con las que ha tratado de molestar al Real Madrid, son los dos condicionantes que mueven a determinados individuos silbar a un jugador que ha defendido los colores de España desde las selecciones juveniles. Nunca ha tenido un mal gesto que se pudiera interpretar en su contra.
Tal vez otro futbolista con menos temple, en uno de esos arrebatos del público podría tomar la decisión de abandonar el terreno y tras besar la camiseta entregársela al seleccionador para que alineara a otro menos problemático y más del agrado de los aficionados.

El público no suele tener memoria porque ha olvidado que los equipos que ganaron el Mundial y la Eurocopa contaban con siete catalanes. Ahora, en Logroño se supone que Del Bosque pondrá sobre el césped a Casillas, Juanfran, Piqué, Bartra, Jordi Alba, Busquets, Thiago Alcántara, Cesc, Silva, Morata y Pedro. De ellos, cinco son catalanes y siete han nacido futbolísticamente en La Masía.

Afortunadamente, la mayoría de los miembros de La Roja se han solidarizado con Piqué. En Logroño incluso ha habido campaña mediática para animar a los espectadores a prescindir de los silbidos. Ojalá haya calado el mensaje.

Posdata. Javier Tebas está loco por presidir la Federación Española y ahora ha lanzado la idea de que partidos españoles se jueguen en otros países. A lo mejor lo que en realidad desea es la UEFA o la FIFA.

Sobre el autor de esta publicación