Del Bosque no se sale de su vía

bosque

Vicente del Bosque se ha distinguido siempre por su seriedad. Nunca ha sido partidario de llamar la atención con sus decisiones. Acaba de anunciar la lista de jugadores que se enfrentarán Luxemburgo y Ucrania y no es posible argumentar ningún tipo de disensiones porque lo que propone tiene sentido común. En la confección de las listas siempre mantiene la línea de lo razonable. Nunca se sale de su vía. Ahora, al tiempo que ha dado sentido a su predisposición a defender a Piqué, incluyéndole entre los seleccionados, a pesar de que de nuevo pueda toparse con la animadversión del público, ha prescindido para Logroño de Diego Costa, sancionado por un partido, y que ha protagonizado en la competición inglesa un acto que no le ha gustado. Tampoco viaja a Ucrania.

Del Bosque recupera al jugador del Villarreal, Bruno Soriano, cuyas actuaciones en La Roja han sido siempre muy meritorias. Llama a Thiago Alcántara al que una lesión ha tenido marginado un año en el Bayern. Recuperado, vuelve a confiar en él. Siempre se dijo que sería el sucesor idóneo de Xavi Hernández. Lesionado Sergio Ramos, cuya participación no es segura, entre los elegidos está el defensa de la Real, Iñigo Martínez, jugador que también tiene crédito.

El Celta es equipo más que revelación y entre sus jugadores destaca Nolito. Es delantero que abre el campo, que ha demostrado sobradamente que puede tener minutos y proyección futura y en la selección puede constatar que sus actuaciones en el equipo vigués no son circunstanciales.

En el centro del ataque confía de nuevo en Alcácer aunque en el Valencia no sea auténtico titular. No es novedoso es que reclame a Morata el jugador de la cantera madridista, que en Italia se está convirtiendo en auténtica figura. Morata es delantero con gran movilidad. No pertenece al grupo de los estáticos que aguardan al borde del área que les llegue la pelota. A medida que va consolidándose en Italia está creciendo la teoría de que el Madrid se equivocó dejándole marchar a la Juventus.

Contra Luxemburgo, el martes en Logroño, es evidente que Del Bosque podrá hacer varias probaturas. No será lo mismo frente a Ucrania, el día del Pilar, en Kiev. España necesita asegurarse la clasificación para la próxima Eurocopa y en el primer puesto del grupo. El partido decisivo será en Ucrania, pero allí habrá que llegar con los deberes casi hechos.

Sobre el autor de esta publicación