Madrid y Manchester no ceden

El Real Madrid suele ser diligente en conseguir los jugadores de mayor renombre cuando su cuerpo técnico, con la anuencia del presidente, Florentino Pérez, o éste aunque no tenga la anuencia del cuerpo técnico, lo que suele suceder a menudo, y en este verano parece que hay calma chicha. Tal vez prudencia. Quizá se están tomando los deseados fichajes sin que la ansiedad aumente el volumen económico del traspaso. El Manchester se resiste en el caso De Gea. El Madrid no acaba de resolver el problema de Sergio Ramos a quien le gustaría salir del club con mejor contrato del que tiene actualmente.

Sigo creyendo que Ramos acabará cediendo. Creo que Florentino le mejorará el contrato, pero no en la proporción que desea el jugador. Es muy difícil que al club llegue una propuesta que posibilite el traspaso. El Madrid no es club vendedor y ni siquiera por el oro que en otros lugares deslumbra. Es entidad que ingresa más de seiscientos millones de euros al año y con ellos puede permitirse el lujo de contratar a los mejorcito del mercado. Ramos tendrá que acabar cediendo. Los salarios que perciben los mejores de la plantilla madridista no están en los presupuestos de los más importantes clubes de Europa.

En el asunto De Gea el Madrid ha tropezado con el Manchester United, sociedad que ha sido durante años la más rica del mundo futbolístico. Aún hoy está a corta distancia del Madrid y Barcelona. Las maniobras de este verano son silenciosas y pese a que los medios informativos vayan anunciando fichajes como el de Otamendi, condicionado a la supuesta marcha de Sergio, en el club, no venden tres cuartos al pregonero salvo cuando ello forma parte de una operación maquiavélica. Da la impresión de que Florentino está jugando al desgaste de los medios. Debe pensar que ya nos aburriremos con tanto pronóstico. Nos sorprenderá cuando tenga todos los pelos de la burra en la mano.

Posdata. En Barcelona hacen campaña los aspirantes con el nombre de Pogba. Si Florentino tercia les hará un mal tercio.