Tres clásicos han vuelto a Primera

Betis, Sporting y Las Palmas, tres clubes con tradición, tres representantes de todos los tiempos en Primera, han retornado. Primero lo hizo el Betis y en la última jornada de Liga ascendió el equipo gijonés. Ayer, en las Palmas, ascendió la entidad canaria, germen de grandes futbolistas, cantera que ha servido para ilusionar a muchos aficionados de toda España. Ganó al Zaragoza por 2-0 y con ello remediar la derrota de 3-1 padecida en La Romareda.

Cualquiera de los tres cuenta en su historial con grandes tardes, con jugadores de su orla que han hecho importante al fútbol español. El Betis tiene la singularidad de haber sido fortalecido por un presidente tan peculiar como el matador de toros Ignacio Sánchez Mejías. Del Betis se hace siempre loa de lo que llaman su filosofía y ello tal vez tiene que ver con que tuvo un delantero vasco apellidado Unamuno. En año en que media Sevilla con el conjunto del Nervión ha hecho historia en Europa la afición bética ha regresado donde solía y donde merece.

El Sporting ha competido con el Oviedo por la supremacía asturiana y en los últimos años ha estado por encima. El equipo de El Molinón dejó constancia de buen fútbol, de buenos jugadores en un par de décadas con figuras tan emblemáticas como Quini. De la mano de un hombre de la casa, Abelardo, ha recuperado prestigio y presencia en la Liga más importante de Europa.

Todo el ímpetu que puso el Zaragoza para remontar casi milagrosamente en Girona le faltó en el nuevo e inacabado Estadio Insular. Las Palmas se hizo con el balón desde el comienzo. Atacó más, creó más oportunidades de gol y lo que merecía lo consiguió. El equipo canario, el de Arocha, Arencibia, canario nacido en Cuba, Molowny, Guedes, Tonono, Betancor, Valerón y Silva, entre otros, merecía el premio del ascenso por el que luchó desde el comienzo del campeonato. Lo ha tenido que conseguir de manera agónica y casi épica.

El Zaragoza hizo una campaña muy irregular y al final no pudo lograr su objetivo. A la decepción por no conseguir el ascenso une su particular situación económica que en Primera le habría ayudado más a encontrar la solución.