El Madrid se entrenó con público

granada

Ganó el Atlético en Córdoba y se puso a salvo del Valencia. Venció el Sevilla y adelantó al Valencia a la espera de que este ganara en Mestalla al Villarreal. Y no sucedió porque hubo empate y con ello igualaron a puntos. La lucha entre Atlético, Sevilla y Valencia se apretó. La del Barça, líder, y el Madrid quedó pendiente para la noche porque en Balaídos podía haber sorpresa. El Celta ya batió al equipo catalán en el Camp Nou. El Madrid resolvió el entrenamiento matinal con gran gozo de los suyos. Fue auténtico divertimento. Vencer por 9-1 no suele darse más que de siglo en siglo.

Le costó en demasía al Barça vencer al Celta. Tanto que Luis Enrique tuvo que recurrir a Xavi para que alguien pusiera el mínimo orden en el centro del campo. Tuvo que ser un defensa, Mathieu, quien marcara el gol que abrió la esperanza para mantener el liderato.

El Barça estuvo a punto del ridículo. Se empecinó en el empalagoso juego de los toques en horizontal sin buscar velocidad. En noche sin la menor imaginación, y con abundante torpeza, los barcelonistas estuvieron más cerca la derrota que del triunfo porque sus ataques, en la mayoría de las ocasiones, fueron cúmulo de despropósitos. Neymar es cada vez el futbolista más caro de la historia. Por el rendimiento, se entiende.

El encuentro del Bernabéu era pudo agobio para quienes pretendieran disfrutarlo por televisión. La sucesión de goles no daba opciones a acudir a mingitorio. Unos segundos de descuido impedía ver el tanto. Afortunadamente, le tele da las repeticiones y cada una de ellas concede la visión de lo que se pierde en el puro directo. Fue auténtico agobio. Fue humillante que un equipo que pretende evitar el descenso a Segunda pase por el Bernabéu como un grupo de aficionados que se dan por satisfechos con pisar el césped de un campo glorioso.

Al Sevilla le duró muy poco el Athletic, que parecía que se había reencontrado con el buen juego. Los sevillistas están en magnifica forma y apuntan a gestas. La Europea no les es ajena y en la competición nacional comienzan a amenazar con clasificarse directamente para la Liga de Campeones. Tiene magnifica plantilla y Una Emery ha encontrado la fórmula ideal.
El Valencia no pudo con el Villarreal. El Submarino practicó mejor fútbol. Pese a la ausencia de Bruno, que se nota sobremanera, dominó más, creó más ocasiones de gol y solamente tuvo que sufrir en los minutos finales cuando los valencianistas, a la desesperada, se lanzaron contra el área de Asenjo. El Valencia está bien clasificado, pero continua sin tener juego definido.
La zona alta se está complicando y la de abajo tampoco ofrece claridad, a pesar de que parece condenado definitivamente el Córdoba, y Granada y Almería también se están apartando de los puestos de salvamento. Hay un mínimo de siete conjuntos que no pueden cometer el mínimo fallo. El peor panorama, el de los andaluces.

Sobre el autor de esta publicación