Reyes Magos de oriente para el fútbol español

Los Reyes Magos del fútbol también vienen de oriente. Del próximo y del lejano. El fútbol europeo lleva años escribiendo la carta que le salve de la ignominia. Los petrodólares han llegado para salvar instituciones tan elitistas como las inglesas, francesas y españolas. No existe la misma proporción en todos los países porque la palma se le lleva el Reino Unido. A los españoles les han llegado refuerzos económicos, fundamentalmente, en forma de patrocinios. El primer caso de compra, casi regalo, ha sido la del Valencia por el rico singapurense Peter Lim. El primer caso de entrada en el consejo de administración poniendo por delante los dineros ha sido la del chino Wanda Jianlin, que ha aportado cuarenta millones de euros al Atlético de Madrid y, con ello, se ha convertido en el poseedor del veinte por ciento de las acciones.

Los dos grandes han recibido pingües aportaciones con el patrocinio de sus camisetas, Flay Emirates y Qatar Airwais. Madrid y Barcelona, respectivamente han recibido en patrocinio mucho más de los que ha aportado Jianlin y por supuesto infinitamente más que Lim quien se ha hecho con el Valencia con veintidós millones porque los otros cuarenta y cuatro los tiene que pagar en dos años.

El Madrid y el Barça han tenido ofertas para cambiar el nombre de sus estadios como ha ocurrido en Múnich o Manchester. Los dos clubes se han negado de momento a tal reconversión. No sería extraño que, finalmente, el Madrid, para pagar la remodelación que pretende, por delante del apellido de Bernabéu figure una entidad petrolífera.

El Atlético tuvo un préstamo de Peter Lim y a la hora de la cancelación éste sugirió convertir sus dineros en acciones y con ello formar parte de la estructura económica y deportiva. Esta, de la mano de su consocio el portugués Jorge Mendes. En el Atlético se renunció a ello y se le devolvió el dinero.

En la venta del Valencia hubo varios aspirantes y uno de ellos, Jianlin. El Valencia renunció a la entrada de éste y aplaudió a Lim. El Atlético ha preferido el chino, tercera fortuna de su país, al singapurense, séptima en el suyo. Jianlin adquirió el edificio España y ahora está dispuesto a invertir 3.000 millones de euros para crear una gran ciudad elitista y de ocio. Con la entrada de capital, el Atlético podrá respirar hondo. Madrid, si los planes se concretan, se beneficiará de la llegada de un multimillonario que tiene afición al fútbol. Hasta ahora, la empresa Wanda había establecido programas para niños chinos con el Valencia y el Villarreal. Se supone que, en adelante, los convenios serán, preferentemente, para el Atlético. En Valencia hicieron el peor negocio de la historia de su fútbol. Wanda únicamente ha pedido un puesto en el consejo de administración. Lim ha impuesto a sus representantes al mando del club. Pero Amadeo Salvo se ganó el puesto de presidente honorifico. El mando real está en poder de las gentes de Lim.

Sobre el autor de esta publicación