Cardenal, Villar y Tebas, en guerra

Miguel Cardenal, Secretario de Estado para el Deporte, Ángel María Villar, presidente de la Federación Española de Fútbol y Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional, están enfrentados. Los problemas no son los mismos para cada una de las partes del trío. Cardenal le ha pedido cuentas, económicas, a Villar y éste se ha encocorado. Villar y Tebas tienen mala convivencia porque hay celos mal reprimidos. El de la Liga quiere echar al de la Federación y éste, frente al Secretario de Estado siempre tiene a mano el recurso que le facilita la FIFA de no consentir injerencias de los estamentos políticos en el gobierno de las federaciones.

Cardenal no está por la labor de cargar contra Villar e intentar que éste desaparezca. No caerá en el reto de su antecesor Lisawetzki, que puso al fútbol español al borde de la eliminación de la Eurocopa porque Villar se acogió a sagrado, o sea, la FIFA. Cardenal no quiere entablar un duelo que pueda llevar a situación similar.

Las diferencias entre el Secretario de Estado y el presidente federativo existen porque el primero ha requerido al segundo para que explique ciertas inversiones en campos de fútbol. Se trata de aclarar las cuentas. Villar ha tomado a mal está intervención y no quiere entrar en razón. Simplemente se trataría de que diera explicaciones razonables para cerrar el asunto.

Villar ha mantenido ante Consejo y Liga actitud muy displicente en el problema de la violencia en los campos. Hasta tal punto de que a dos reuniones importantes para analizar y determinar medidas no acudió. A la vuelta del Mundialito de Marruecos Villar ha dictado unas normas que en lo referente a los cierres parciales de los estadios por violencia verbal, ha gustado al Secretario de Estado. En esta cuestión se ha avanzado aunque haya sido por dos vías paralelas en lugar de unificar ambas.

Villar quiere mantener su el dominio de su estamento sobre la Liga. Tebas, que tras constante escalada logró la presidencia de la Liga Profesional, no quiere ser menos que Villar. El duelo entre ambos estamentos es inútil porque no ha lugar a las disputas por el mando en plaza que no puede ser único. Tebas no está en condiciones de desbancar a Villar.
Lo ideal es firmar la paz siempre y cuando entre Liga y Federación se tengan claras las competencias. Cardenal está al margen de este pleito. Lo suyo son las transparencias económicas. Villar no está más cerca del Secretario de Estado porque no quiere.