Florentino y Ancelotti, dúo con éxito

Florentino Pérez, como todos los presidentes, ha tenido etapas más brillantes que otras. Incluso en su primera acabó por dimitir porque no se hallaba a gusto. En la segunda, aunque ha cometido algún desliz como el de contratar a José Mourinho, que llenó el club de intrigas y malos humores, en general, su función ha sido realmente espectacular. En lo deportivo, durante cuatro años pasó por el arco de triunfo del Barcelona, pero ha logrado rehacerse y mientras el adversario no ha sabido remodelar su equipo, él ha continuado manteniendo a los mejores y apoyándose en incorporaciones tan rentables como Bale, Kroos, Isco y Modric. Un equipo que casi dependía de Cristiano ha pasado a ser gran conjunto. El milagro lo ha conseguido Carlo Ancelotti.

Aunque Florentino errara en Mourinho la contratación de Ancelotti es éxito rotundo. El Madrid tiene tal presencia futbolística en todos los partidos, en España o Europa, que nadie osa jugarle de tú a tú. Está por encima de los demás. Las bajas de Xabi Alonso y Di María, que se presumía iban a ser muy sensibles, han dejado de tener protagonismo. A comienzos de temporada yo mismo critiqué que se vendiera a Di María, jugador que daba a las al ataque en los partidos más comprometidos. Se fue y no pasó nada.

El Madrid cierra el año con cuatro torneos ganados y aunque no alcanza los seis de Guardiola en el Barça, si ha convertido a Ancelottti en el entrenador con mejores resultados. Florentino ha hecho bien en afirmar que desea que el italiano se convierta en su Ferguson, en el hombre que dirija el equipo durante años. Ha renunciado, acertadamente a las catas temporales. En el campo de los entrenadores se suele acertar menos que en los fichajes de jugadores.