Contra Alemania hubo demasiados cambios

La victoria ante Bielorrusia levantó grandes expectativas. Dio la impresión de que la selección volvía a encontrarse. Contra Alemania, y no sólo por la derrota, se regresó a la tónica general del año. Se ha terminado 2014 con la infamante derrota en el Mundial y en la clasificación general se ha pasado del primer puesto al décimo.

No fue radicalmente decepcionante la derrota frente a la actual campeona mundial. La actual campeona de Europa, título que aún no ha perdido, estuvo sometida a decisiones del seleccionador que en su afán de complacer a muchos futbolistas, en su deseo de hacer grandes probaturas, alineó, especialmente en la segunda mitad, un conjunto casi irrelevante. Sobre todo porque se perdió en orden en todas las líneas.

A Del Bosque le hemos pedido que está en la obligación y necesidad de introducir cambios, pero sin experimentos. Lo ocurrido en Brasil dejó en evidencia a varios futbolistas y a otros aún se les pudo aplicar el beneficio de la duda. Contra Alemania, a pesar de sus muchas ausencias, únicamente tres titulares en Brasil y uno de ellos, Muller, lesionado en una entrada de Sergio Ramos, mostró la fortaleza natural de sus selecciones. Primero abortó las posibilidades españolas con tres centrales, dos laterales especializados en la subida por las bandas y cuatro centrocampistas, para evitar el juego español y buscar rápidos contragolpes y buscó el triunfo hasta el final. Llegó con un gol afortunado, pero llegó. Lo que no pudo encontrar el equipo español en casi ningún momento.

España jugó mejor en el primer tiempo y ello demostró que una cosa son los cambios y otra los brindis al sol. La Roja debe recomponerse y aún cuenta con jugadores de calidad como Silva, Iniesta y Cesc que no estuvieron en Vigo y que, presumiblemente darán otra imagen al equipo cuando engarcen con Isco. En el grupo de jugones también está Cazorla que tampoco fue alineado en Balaídos.

Tantos relevos dejaron más febles todas las partes del campo. La renovación es necesaria aunque no es tan urgente porque en la fase clasificatoria para el Eurocopa hay partidos propicios para las pruebas. Con todo, hay que mantener el esqueleto del equipo. Las novedades, pausadamente.